¿Cómo prevenir el embarazo adolescente?

Que los adolescentes manifiesten abiertamente sus dudas respecto a temas sexuales es una de las principales propuestas para poder ser sincero a la hora de las prevenciones.

Guía de: Adolescencia

Mientras en las oficinas de los colegios y a nivel país se debaten las formas “correctas” de transmitir lo esperable de la conducta sexual de los adolescentes, miles de ellos se convierten en padres antes de lo esperado. Las cifras hablan por sí solas, en Chile existe una gran cantidad de mujeres que han sido madres antes de los 15 años, y muchas otras que esperan un hijo a esa edad.

Los planes escolares que abordan la actividad sexual poco o nada responden a las preguntas que los adolescentes tienen respecto a su sexualidad. Son más un exceso de informaciones entregada desde los adultos a los jóvenes que una verdadera ayuda para ellos. La situación  impide generar el vínculo adecuado para que ellos expresen sus inquietudes.

Principales errores a la hora de hablar de sexo con los adolescentes

Embarazo Adolescente

Foto: El Mercurio


El error común en el que se cae a la hora de hablar de sexo con los adolescentes es transmitir una visión cargada de fundamentos ideológicos, morales y religiosos, que lo único que logran es aumentar la distancia entre jóvenes y adultos.

Al inicio de la adolescencia y durante ella, los jóvenes están corporalmente dispuestos hacia un despertar sexual. Para ellos el relacionarse íntimamente es parte de su exploración, de su búsqueda. La adolescencia es un tiempo de ensayos, dónde la independencia respecto de los adultos y la prevalencia de los grupos de pares son dos de sus más importantes características.

Tomando en cuenta entonces el factor exploratorio del despertar sexual en la adolescencia, para los jóvenes resulta muy difícil resistir a su curiosidad, más cuando los motivos para hacerlo sean de corte moral o religioso. Los factores que adelanten o retrasen el inicio en su vida sexual van a depender de una conjugación de elementos que se juegan desde mucho antes.

Por ello se hace necesario incorporar planes de educación sexual desde más temprana edad. Hay iniciativas que hablan incluso de empezar a tratar el tema desde los primeros años de enseñanza básica. De esta manera los niños tendrían una conexión más cercana con su cuerpo lo que a la larga les permitiría tomar mejores decisiones.

Además de la edad en la que se les empieza a hablar acerca de sus cuerpos, las palabras usadas y la persona que acompaña en el camino son también fundamentales. Resulta importante entregar la información necesaria según cada momento del crecimiento y una buena estrategia para ello es escuchar lo que los niños y/o adolescentes quieren preguntar.

Si los adultos logramos identificar sus verdaderas inquietudes respecto a la sexualidad podríamos devolverles una mejor calidad de respuestas. Sus dudas serían disipadas por un adulto en el que ellos depositen confianza, y nuestros consejos serían escuchados de manera más abierta, y no sentidos como la típica y aburrida charla de cosas que ellos ya saben.

Y en la casa

El consejo es el mismo. La idea es orientar desde siempre la sexualidad de los hijos. Reconocer en ellos seres sexuados,  los que durante todo su crecimiento van a ir experimentando sensaciones y dudas respecto a su cuerpo y al cuerpo del otro. Esta es la mejor manera de prevenir el embarazo adolescente y las enfermedades de transmisión sexual con las que se pueden contagiar por estar mal informados.

Los padres no deben olvidar los hechos que se dan en la realidad dónde sus hijos se desenvuelven. Los niños hoy en día están expuestos a estímulos sexuales durante todo el día, ese es uno de los factores que ha contribuido en la disminución de la edad para la primera relación sexual. En promedio los jóvenes debutan sexualmente alrededor de los 14 años.

Estos datos, más que alarmar deben ser usados para prevenir. Es un hecho que a diario estamos expuestos a altas dosis de erotización y ni siquiera los niños son ajenos a ella. Por este motivo resulta necesario establecer una comunicación en base a sus preguntas. Que sean ellos los que marquen la pauta respecto a las cosas que necesitan saber y evitar que el sexo y los cuerpos se conviertan en un tabú en el seno familiar, son dos buenos consejos para orientar a los adolescentes en este despertar.

Más sobre Adolescencia

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.