Inicio » Alma »

Guía de: Alma

¿Ratón o Delfín? ¿Cómo eres ante los demás?

Te invito a revisar tus conductas "ratonas", versus tus conductas "delfinas". A mirarte y ver en qué momento funcionas de un lado o del otro.

Se entiende por asertividad la habilidad social que tiene que ver con la capacidad de expresar de manera efectiva y cómoda ideas y emociones, pensamientos y sentimientos, en concordancia con lo que uno es.

Nada fácil a veces, decir lo que queremos decir, en el momento adecuado y a la persona correcta.

Sin embargo, cuando somos asertivos, primero reforzamos y fortalecemos nuestra autoestima, y segundo, somos percibidos como seres sólidos y positivos por los otros.

Ratón Delfín

Foto: EFE

Ratón Delfín

La persona asertiva, o aquella que va en camino de serlo, tiene que desarrollar primero la capacidad de escuchar, para luego desplegar su propia capacidad de expresarse. El tono de voz, la postura corporal y el contacto visual son elementos importantes a la hora de comunicar.

Para modelar una conducta asertiva, hay que valorarse además, y entender que es muy válido el disentir y muy sano también, aprender a poner límites.

Te invito esta semana a revisar tus conductas “ratonas”, versus tus conductas “delfinas”. A mirarte y ver en qué momento funcionas de un lado o del otro.

Las conductas ratonas son aquellas en las que no puedes o no sabes decir no; aquellas en que pierdes oportunidades, de trabajo u otras, por no ser lo suficientemente valiente para enfrentar situaciones que te producen estrés; aquellas en que te rodeas de gente que no te aporta o te chupa energía; eres ratón(a) en los momentos en que eres agresivo(a), probablemente para defenderte, o cuando cometes conductas autodestructivas. Situado en este lugar obtienes eso sí una ganancia, la de ser considerado (a) “buena persona”, pero a un costo muy alto, el de no escuchar tu voz interior, pasándote a llevar a ti mismo(a).

En las conductas delfinas en cambio, uno sabe quién es, lo que vale y por ello no tiene que andar demostrando nada a nadie, ni menos complaciendo al resto porque no se tiene miedo a ser, ni tampoco a perder. En el delfín eres honesto y verdadero, pues en este lado de la vida tomas decisiones en concordancia con tu poder interior, desde la esencia, no desde el ego, relacionándote con personas escogidas, de manera consciente, feliz, libre, y en paz.

Más sobre Alma

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.