Inicio » Alma »

Guía de: Alma

Siempre lleva tu corazón a quien visites, nunca algo vacío

Cuando debas ver a un amigo, jamás sostengas en la mano un canasto o una botella vacía. Y si debes sostener un recipiente, llénalo primero.

En todos los países es costumbre llevar algo a las personas que se visitan: flores, chocolates, pasteles, una botella de vino, dulces, etcétera.

Más que un regalo, este gesto es un pequeño detalle, que como herramienta de comunicación, desea transmitir agradecimiento y estrechar lazos.

Esta tradición, muy antigua, explica el maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov, se basa en una ley: no debemos presentarnos en casa de alguien con las manos vacías.

Siempre Lleva tu Corazón

Foto: Blogs

Y no sólo no debemos presentarnos con las manos vacías, sino que es deseable presentarnos siempre ante los demás con el deseo de darles cosas buenas de nuestro corazón y de nuestra alma.

Insiste el maestro en que es, pues, muy importante tener cuidado de no saludar a alguien cuando se lleva un recipiente vacío, para no procurarle el vacío durante el resto del día. Cuando debas ver a un amigo, jamás sostengas en la mano un canasto o una botella vacía. Y si debes sostener un recipiente, llénalo primero. Puede ser solamente de agua, o mejor aún, de buenos deseos.

Y luego entonces, haz de esta tradición algo vivo y consciente, presentándote ante este amigo con el corazón, y el pensamiento de que le estás aportando la salud, la alegría, la plenitud y todas las bendiciones.

Más sobre Alma

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.