Inicio » Alma »

Vida virtual a través del Chat: Los riesgos de meterse en un mundo incierto

El tema no es Facebook ni su respectivo Chat, sino cómo se usa la herramienta, porque está visto, aguanta para todo.

Guía de: Alma

Si las paredes hablaran…es un decir popular que también aplica a Facebook. Sobre todo en esos reductos privados que son los chats. Allí se tejen y se entrelazan historias, amistades y romances, encuentros y desencuentros.

Una de mis mejores amigas es sicóloga y no tiene Facebook. Menos chatea. Se impresiona de todo lo que le cuento, de lo que escucha en la consulta, y de cómo, cada vez más, el mundo virtual ocupa sitios agigantados en nuestras vidas. ¡Escribe sobre eso! -me alienta- ¡es un temazo!

Otra amiga, tuvo un largo y encendido romance virtual con otro hombre que no era su marido. Nunca se vieron en persona y mientras duró, ella se levantaba y se acostaba para esta “relación”, que de relación, en verdad, nunca tuvo nada. Pero así vamos tapando soledades, a veces, los seres humanos. Una consultante que llega a leerse el Tarot queda desolada cuando le digo que su compañero de trabajo con quien conversa horas -y obviamente le gusta-, no tiene ninguna intención de estar con ella y dejar a su señora. Un colega casado se hace el lindo conmigo desde una cuenta que obviamente no es la que comparte con su mujer. Y así, suma y sigue.

Vida Chat

Imagen: Aetos

Por la naturaleza de mi trabajo, vivo en el computador, con varias ventanas abiertas a la vez. Y chateo, claro, pero vivo en el mundo real. Y mis relaciones son de carne y hueso, con el favor de Dios.

Facebook tiene defensores y detractores. Desde mi punto de vista, el tema no es Facebook, ni su respectivo Chat (qué fea la palabra, descubro que significa charlar que tampoco me gusta), sino cómo se usa la herramienta, porque está visto, aguanta para todo.

Tengo la experiencia de haber conocido personas bellísimas a través de esta ventana, que luego han pasado a formar parte de mi círculo de amigos reales. Creo también, que quien vive menos conectado tiene una mejor calidad de vida y que quien tiene una conducta correcta en la vida, valga la redundancia, la reflejará en sus mensajes privados.

Y en el tema de las relaciones de pareja, la confianza y el respeto por el otro, son fundamentales. La sinceridad es intimidad y viceversa. El hombre o la mujer emparejado que busca o se conecta demasiado íntimamente con un amigo(a), virtual o no, tiene sin duda un problema en su relación, dolores y frustración de por medio.

Tener cuidado con los mensajes

El otro día, conversaba con unas alumnas y les decía que fueran cuidadosas a la hora de enviar mensajes a sus jóvenes pololos, pues uno puede decir algo en un tono, y el otro lo recibe en uno muy distinto. Por eso, en las relaciones de intimidad, nada reemplaza el cara a cara, y en última instancia, es mejor el teléfono.

En fin, como en todo, el tema no son los demás ni menos el Chat, el tema es uno: ¿Qué estoy haciendo yo para generar o atraer esto, para privilegiar este tipo de relaciones a mi vida?

Vivimos tiempos de replanteamientos y cambios de piel. Si creen que el año del Dragón recién pasado fue desafiante, prepárense para el de la Serpiente. Acabamos de atravesar un potente eclipse que nos ha obligado a remover viejas y encapsuladas oscuridades, y ya están aquí cuadraturas y oposiciones planetarias que son bellos tópicos, pero para astrólogos.

En la hora de la verdad estamos todos. Y como siempre insisto, para vivir desde el alma, para Hacer Sagrado lo Cotidiano, hay que estar firmemente arraigado a la voz interior y a la Fuente del Amor.

Para navegar bien, para no perderse, ni siquiera en los cantos de sirena del Chat.

Más sobre Alma

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.