¿Cómo sobrevivir al ciclo 2012-2013? Cinco consejos valiosos

Si ya resistió el 2010 y 2011 habrá entendido que estamos en tiempos de cambio. Ahora, en medio de profecías y el ritmo vertiginoso de este año, presentamos recomendaciones para salir airosos.

Supongo que muchos nos damos cuenta de lo intenso de este tiempo, del aire colmado de incertidumbre y de la potencia de varios cambios que ponen a la inestabilidad y a la rebeldía de las masas como condimento.

Este clima colectivo teñido de “tiempo final”, dado que el 2012 es puesto por distintas visiones como fecha clave, es comandado principalmente por Plutón en Capricornio, Urano en Aries y el paso de Saturno desde Libra a Escorpión.  Esto se traduce, por una parte, en que las estructuras colectivas están cambiando –desmoronándose- drásticamente: política, religión, educación, orden social, economía. Por otra, en que el colectivo –nosotros- está más airado, rápido, osado, creativo y reactivo, donde los jóvenes –la energía jovial- se vuelve protagonista en todo el planeta. Y, además, este movimiento de planetas provoca un cuestionamiento profundo a nuestra manera de relacionarnos emocional y socialmente.

Ciclo 2012-2013
Imagen: Aetos
Desde esta energía, entonces, entregamos cinco tips para sobrevivir ciclo 2012-2013.

  1. Desarrolle su paciencia: Los ritmos de este tiempo están raros, locos, erráticos. Si bien todo está acelerado e intenso, un halo de descontrol con los tiempos cruza el planeta. Entonces, nuestros planes pueden atrasarse o adelantarse, carecer de coherencia en su dinámica y llevarnos a la exasperación. Por eso, a respirar profundo y aceptar que no controlamos las cosas ni menos los plazos de aquello que nos proponemos. Muchos planes pueden efectivamente llegar a realizarse, pero en un tiempo y forma diferente al que habíamos planeado.
  2. Contáctese con su creatividad: Por lo mismo,  porque es probable que le toque esperar o improvisar, luego de ser paciente saque a la luz su creatividad, su capacidad de responder de una manera más original a los obstáculos y retos de este ciclo que, en realidad, son los mismos de otros tiempos, pero ahora vienen potenciados y esperan de nosotros una actitud más grande e innovadora. Busque soluciones alternativas, una mirada moderna o diferente para evaluar sus problemas y oportunidades. No se quede en lo conocido, pues este tiempo es de vanguardia.
  3. Practique el desapego: Nada más pasado de moda en este ciclo que aferrarse a algo, lo que sea: a la seguridad, a nuestra identidad, al trabajo, a una relación, a un bien, a un status, a una creencia, a una ideología, a un rol, a un lugar; ni a un dolor (en gustos hay para todo) … Lo que se lleva ahora es el soltar, es la confianza de disfrutar lo que tenemos sin apego porque en cualquier momento la realidad puede cambiar drásticamente y, al mismo tiempo, nosotros mismos estamos en proceso de transformación. Se trata de no quedarnos fijos en ninguna comodidad ni estado emocional, sino de vivir el día a día con mucha flexibilidad y agradecimiento.
  4. Vea el sentido de las cosas: “Todo pasa por algo”, es un buen dicho para aplicar en estos tiempos. Tenemos que esperar para juzgar y aprender a discernir qué cosas son literales y cuáles metafóricas. Por ejemplo, una ofensa de alguien puede ser eso y nada más. Pero también podría ser una protección para alejarse de algo o de alguien. Así, tenemos que aprender a ver las señales de estos tiempos porque el destino está muy marcado y las lecciones para nuestro ego también, ya que todos tenemos que crecer mediante cambios drásticos. El consejo es, entonces, mirar más allá de lo aparente.
  5. Observe su mente y emociones: Lo ideal sería que todos meditáramos unos 10 a 20 minutos al día como mínimo. Pero como esta práctica puede resultar una utopía para muchos, en estos tiempos agitados se hace primordial observar en qué anda nuestra corriente de pensamientos y emociones: miedo, paranoia, obsesión, pasado, futuro, fantasía, enojo, “sobre-racionalización”, teorización, queja, crítica, etc. Si aprendemos a mirar en qué anda nuestra energía interna podremos cambiar patrones de pensamiento y acción repetitivos que son parte de lo que más daña nuestra vida. Al observarnos tenemos la oportunidad de iluminar nuestra oscuridad y disciplinarnos en pos de un cambio, además de auto-conocernos más, de modo de estar más preparados para nuestras propias reacciones frente a estos años convulsionados.

Más sobre Astrología y Destino

ComentariosDeja tu comentario ↓