Diciembre 2012: Cuidado con el melodrama

Mucha energía de Escorpión estos días en el cielo potencia no sólo lo bueno de este signo, sino también su lado intenso y auto-destructivo. Sepa cómo vivir estas semanas.

Para muchos Escorpión (23 octubre a 22 de noviembre, aproximadamente) no es un signo muy popular, sino más bien temido. Y, digamos, que en parte se ha ganado su fama debido a su lado vengativo, entre otros aspectos de su personalidad. Pero este signo es mucho más que su caricatura y viene a darnos un gran aporte.

Los signos son una energía presente tanto en sus nativos como en el resto de nosotros, quienes tenemos un poco de cada personaje del horóscopo. No somos completamente arianos o taurinos, sino que somos un mandala, un círculo que contiene el todo y los detalles de manera integrada.

Escorpión es un signo de agua fijo. Por tanto, el agua (las emociones) en él se intensifican, se vuelven más profundas a veces tanto como para habitar en la profundidad de cavernas, o encenderse cual lava de volcán, o como para pudrirse al estancarse y, con el tiempo, ser capaz de dar vida a la flor de loto que nace del fango.

Diciembre 2012
Foto: Blogs

Escorpiones verán un aumento de su energía y por consecuencia su lado intenso.

Como lo señalo en el horóscopo de Emol.com, en luz sus cualidades son: Atreverse a mirarse, introspectivos, carismáticos, profundos, intuitivos, reservados, fieles a sus sentimientos, perseverantes, sensibles, frontales, valientes, abiertos a incluir la emoción y lo psíquico en el mundo de la razón, incondicionales con sus amores, fuertes, entregados, apasionados, no le temen al dolor ni a la muerte corporal o simbólica.

Y en sombra, sus andanza son estas: intriga, no verbalizan sus emociones y dificultan la comunicación, hacen una “Oda al rollo mental”, enrarecen el ambiente con su silencio, demandantes, manipuladores con explosiones dramáticas y haciendo “pisar huevos” a los otros; pegados en sus heridas, controladores, tercos, hirientes con escándalo, vengativos, peleadores, dominados por el instinto, paranoicos; tajantes en sus emociones: no se abren a redescubrir a las personas; acumulan resentimiento y luego tiran el veneno de agotas o con balde (dependiendo del estilo personal).

Y estas semanas, hay tres planetas en este signo: Mercurio, que rige nuestra manera de comunicar e intercambiar; Venus, que simboliza nuestras relaciones y sentido de la armonía; y Saturno, planeta lento, encargado nada menos que de hacernos crecer mediante la fricción y restricción para que trabajemos el terreno donde se instala. Es decir, la energía de Escorpión está potenciada para todos: nuestras palabras, relaciones, situaciones de vida pueden estar muy intensas, profundas, en confrontación, fuerte proceso de limpieza y, a su vez, puede estar despertándose el drama fuertemente, uno de los terrenos favoritos de Escorpión.

Es que este signo baila tango, no merengue ni salsa. Me refiero a que pone drama, sensualidad, intensidad, enfrentamiento y magnetismo en nuestra vida. Todas estas cosas podemos estarlas viviendo –desde la luz o la sombra- con más fuerza desde mediados de noviembre 2012 y hasta la tercera semana de diciembre en nuestras relaciones tanto laborales como afectivas.

También porque a Marte y Plutón, ambos regentes de Escorpión se les ocurrió juntarse en Capricornio (signo de tierra), entonces están poniendo tensiones y dificultades tanto en temas prácticos, como en nuestro manejo del poder y las luchas con éste (incluidas el competir y los desacuerdos con figuras jerárquicas) durante este fin de año.

Por eso, estos días es necesario manejar nuestra sombra escorpiana porque puede dañarnos mucho. Se hace urgente respirar antes de reaccionar negativamente; observar de qué nos sirve atacar, querer ganar, herir o darnos el gusto de la revancha. Limpiar celos y afán de posesión (que son terreno también de otros signos fijos como Leo, Tauro y Acuario) en nuestras relaciones y soltar cualquier obsesión que tengamos en este fin de año.

En cambio, es más sano conectar con la luminosidad de Escorpión y hacer cambios profundos en la forma que tenemos de vincularnos y permitir estos procesos de transformación sin resistirnos, usar más nuestra intuición y sensibilidad, interiorizarnos de nosotros mismos y comenzar el maravilloso viaje de auto-conocimiento para dejar de reaccionar desde el ego, tener la valentía de expresarnos sin rabia; usar el humor negro para reírnos de nosotros mismos, de nuestros apegos y ansiedades de cada día.

Este fin de 2012, entonces, aunque delicado, es también una oportunidad para todos de cambiar poderosamente nuestra manera de llevar las relaciones y así lograr pasar del melodrama a la sanidad poco a poco. Se puede.

Más sobre Astrología y Destino

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.