Junio 2012: Mes mágico y desafiante para el Amor

Cuando lo que más se potencia es el miedo y la predicción de catástrofes en este año, los astros nos regalan poderosas oportunidades de cambiar nada menos que nuestra manera de vivir el amor.

A nivel mediático, en este agitado año lo que más abunda es miedo, “marketing futurístico”, supuestos expertos, profecías para todos los gustos y más de una predicción de catástrofe a la vuelta de la esquina. Pero muy pocos hablan de la gran oportunidad que esconde este año y que se potencia en el sexto mes 2012.

Junio trae un cielo intenso e inédito que, si nos animamos a seguir y conectar puede regalarnos bellísimas posibilidades, pues es necesario recordar –especialmente ante cualquier hecho o cortina mediática amenazante- que el 2012 es el despertar de la conciencia, esto es (en versión muy sintética): ver nuestra realidad con otros ojos, asumir la propia responsabilidad en todo lo que vivimos y hacemos, recordar –por tanto- nuestra capacidad de cambiar dicha realidad, asumir que somos todos iguales y que estamos profundamente entrelazados. Esto también incluye dejar de buscar maestros, jefes, líderes que nos digan qué hacer o a quienes culpar; pues sólo nosotros podemos comandar nuestra vida porque dentro nuestro está la divinidad, lo sagrado, la conciencia pura, y ella tiene la sabiduría suficiente.

Desde aquí, entonces, junio comienza con una conjunción de Mercurio (comunicación) con Venus (armonía) en Géminis, lo que nos da una capacidad de entender y comunicar lo que sentimos de otra forma. Pero este aspecto se tensa con Marte (iniciativa y peleas) en Virgo, lo cual podría indicar que muchos caigan en impulsividad en temas afectivos. Puede darse una lucha interna entre la armonía y el afán de discordia que nos permita ver la verdad de nuestro constante ego y de las relaciones cercanas en nuestra vida.

En lo colectivo, con este aspecto pueden darse enredos comunicacionales, caídas de sistemas computacionales o de transportes, temas con los estudiantes (Mercurio en géminis),  las mujeres o temas de género (Venus) y la rabia o las fuerzas armadas (Marte).

Foto Agencias

Venus, el planeta del amor, es el gran protagonista de junio 2012.

Mágico tránsito de Amor

Y enseguida, se produce un evento extraordinario. Del 4 al 6 de junio, todos los habitantes del planeta podremos impregnarnos del mágico tránsito de Venus. Este planeta del amor, la armonía y la belleza se alineará con la Tierra y el Sol, situándose entre ambos, como si formase un eclipse, un hecho inédito que no se repetirá hasta el 2117.

Este poderoso tránsito es una verdadera sanación de lo femenino que habita en nosotros: ser, intuir, sentir, crear, fluir, esperar, acoger, nutrir, cuidar… Todas estas acciones femeninas se potenciarán a nivel planetario y serán enaltecidas, de manera que se equiparen –y dejen de ser despreciadas- con los valores masculinos imperantes en el último milenio, con lo cual la anhelada armonía de Venus comenzará a ser un hecho.  Este es uno de los cambios de paradigma que se inician en 2012.

A este bello espectáculo energético se unirán la Luna Llena (iluminación y fin de una etapa), Quirón (sanación de heridas psíquicas) y Marte (iniciativa guerrera). Estos tres nos confrontarán en nuestras relaciones afectivas. Tanto la Luna como Quirón nos harán ver nuestro lado víctima, ese que se queja, se justifica y no quiere crecer, sino que espera que los demás –o las circunstancias- cambien. Mientras que Marte nos llamará a tomar iniciativas de cambio, si no nos gusta nuestro presente, nos mostrará la cruda realidad y nos empujará a actuar para vivir más amor y honestidad. Quirón apoyará esto con la apertura de la amplia gama terapéutica que existe hoy para sanar hábitos y emociones.

Al mismo tiempo este tránsito con la diosa de la belleza Venus, es una inyección de autoestima que podemos tomar como el inicio de la plena aceptación de nosotros mismos en lo físico, sin la necesidad de silicona ni accesorios –emblemas de la belleza actual muy alejados de la energía armónica de Venus-, y en lo personal: somos únicos, irrepetibles y tenemos belleza dentro nuestro. La misma energía se extiende a la Tierra como planeta, el amor entre nosotros y ella se potenciará, de manera de valorarnos, aceptarnos y cuidarnos mutuamente.

Por todo esto, la noche del 5 al 6 de junio es un gran momento para hacer rituales con los cercanos –o individualmente- y reunirse a celebrar con comida, velas, flores y aromas esta mágica alineación. Podemos escribir en coloridos papeles lo que queremos dejar atrás en nuestra forma de relacionarnos (nuestros hábitos negativos), los compromisos que tomamos para vivir el amor verdadero –no el de Hollywood, que es tóxico y fantasioso, ojo- y más de un deseo a la diosa Venus, que puede abrir nuestro corazón.

En lo colectivo, el tránsito también puede limpiar la tensión de las crisis en Europa y desatar alguna noticia o hecho contenido, junto con asuntos relevantes en torno a la diplomacia, los medios de transporte, los cultivos y la medicina.

Más movimientos en junio

Con todo su entusiasmo, Júpiter no podía quedarse atrás y el 12 de junio hace su entrada triunfal a Géminis donde se quedará por un año. Además de bendecir a este signo y a sus colegas Libra, Acuario y Sagitario, trae a la conciencia colectiva el tema educación, sobre todo la secundaria; información. Júpiter (ideas) se queda en Géminis (conocimiento, aprendizaje).

Desde mediados del mes y con más fuerza volverán a encontrarse Urano desde Aries y Plutón desde Capricornio, que en cuadratura (tensión) harán de las suyas, pues ambos propician el gran cambio que se inició ya el 2010 y que seguirá con fuerza hasta el 2016. Y si bien estos días pueden traerlo –el cambio- de la mano de movimientos telúricos o volcánicos, por ejemplo, también pueden provocarlo con hechos relacionados al petróleo, los deportes, la política o economía. Urano y Plutón quieren remecer nuestra conciencia y como la de la mayoría está dormida, puede que agiten nuestra realidad para que despertemos.

Como vemos, este mes marca un punto de inflexión donde escuchar al corazón, revisar y cambiar nuestra forma de vincularnos, y despertar se hace urgente y primordial si realmente queremos ser parte de la vida nueva del planeta y de la que nosotros mismos podemos generar como dignos protagonistas.

Más sobre Astrología y Destino

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.