Alimentos Orgánicos: ¿Qué es verdad y qué es mentira?

Los alimentos orgánicos aparecen como una alternativa muy sana, pero bastante poco asequible a todos los bolsillos. Aquí explicamos y aclaramos dudas.

La creciente demanda por consumo de alimentos más saludables ha hecho engrandecer de buena manera el Mercado de los Productos Orgánicos. Aparece como una alternativa muy sana, pero bastante poco asequible a todos los bolsillos: ¿Cuánto estamos dispuestos a pagar por un Producto Orgánico?, pues aquí toma importancia el valor de la Información y cómo aquella determina nuestras decisiones de consumo.

¿Qué son los alimentos orgánicos?

Alimentos orgánicos

Foto: Apiopalta

Los alimentos orgánicos se producen bajo una serie de reglamentos que prohíben la utilización de elementos químicos.

Son Productos Agrícolas (o Agroindustriales) que se han regido bajo una serie de reglamentos que prohíben la utilización de elementos químicos en su elaboración y/o producción, además de eliminar la adición de sustancias sintéticas en los mismos. En el caso de las plantaciones agrícolas, deben someterse también a un proceso de Rotación de Cultivos para no degradar el Medio Ambiente. Por ejemplo, en el caso del proceso de Fertilización, este debe realizarse con abonos de origen Orgánico, es decir, Compost o Humus.

¿Un alimento orgánico es más nutritivo?

Bajo ciertas perspectivas puede establecerse que un Producto Orgánico es más Sano por su método de obtención, pero no significa que tenga mayor valor nutricional, esto ha sido comprobado según estudios de la Food Standard Agency, publicados en el American of Clinical Nutrition. Sin embargo no han llegado a término otros estudios de los mismos investigadores, que determinarían si existe un efecto a largo plazo en la salud de los consumidores.

¿Diferencias de sabores?

Un producto orgánico se manifiesta diferente al paladar, querámoslo o no la diferencia en el tratamiento del producto hace que tengan diferencias Organolépticas. Por ejemplo: Un Tomate Orgánico versus un Tomate Larga Vida producido en condiciones estándares. La diferencia salta a la vista, los sabores, los olores y hasta el aspecto físico se diferencia, aparece el valor agregado de algo realmente natural y es aquello lo que los hace claramente mucho más caros.

Digámoslo en términos simples, el que tiene un bolsillo más abultado puede acceder a una Canasta Orgánica sin dificultad, el resto puede conformarse con ir a la feria y comprar a un buen casero. Para quien puede acceder a lo Natural es 100%  recomendable, al largo plazo seguramente se ahorrará pesos en medicamentos y vitaminas.

Hago las preguntas: ¿Podemos sacrificar dinero destinado a la diversión para dárselo a nuestra salud?, ¿Puedo dejar de comprarme un pantalón de marca para dar paso a una alimentación saludable?

Más sobre Campo

ComentariosDeja tu comentario ↓