Inicio » Ciencia »Equipo

Nobel de Medicina 2012: Marcha atrás al envejecimiento

Expertos en Ingeniería Genética descubrieron cómo dar marcha atrás al reloj biológico, reprogramando células adultas y diferenciadas para devolverlas a su estado inicial.

Células adultas, es decir, especializadas que pueden ser reprogramadas y convertirse en cualquier tejido del cuerpo, son parte de la contribución científica que Shinya Yamanaka (japonés) y John B. Gurdon (británico), ambos expertos en ingeniería genética, han realizado al ámbito de la reprogramación celular y por el cuál acaban de ser galardonados con el Premio Nobel de Medicina 2012.

El comunicado entregado  por el Instituto Karolinska de Suecia, entidad que entrega el Premio, señala que “Sus hallazgos han revolucionado nuestro conocimiento sobre cómo se desarrollan las células y los organismos”.

Nóbel Medicina

Foto: El Mercurio

En El curioso caso de Benjamin Button, el personaje de Brad Pitt rejuvenecía a lo largo de su vida.

El texto destaca que, se “reconoce a quienes descubrieron que las células maduras, especializadas, pueden reprogramarse para volver a ser células inmaduras, capaces de convertirse en todos los tejidos del cuerpo”.

Una nueva posibilidad humana

La década de los 60 marcó un antes y un después en este ámbito de estudio. Ya que se creía que si por ejemplo, una célula era muscular o nerviosa, no tenía posibilidad alguna de convertirse en otro tejido. Pensamiento que en 1962 fue desechado  por Gurdon al realizar un experimento en ranas y determinar que la especialización celular es reversible.

Cuatro décadas después Yamanaka sorprendió al mundo, demostrando que era posible reprogramar células adultas de ratones  para que volvieran a su etapa inicial y pudieran convertirse en células madre capaces de transformarse en todo tipo de células del organismo. Todo esto sin manipular embriones.

Con lo anterior, Shinya Yamanaka demostró que no era necesario destruir embriones para utilizar sus células madre, sino que bastaba con insertar cuatro genes para transformar una célula de la piel en una que se comportara como si fuera embrionaria. Ese nuevo tipo celular, que llamó iPS, era el comienzo para generar cualquiera de los más de 220 tipos celulares de un organismo humano.

Respecto a este descubrimiento el Comité Nobel  sostuvo que con este aporte “los científicos han creado nuevas oportunidades para estudiar enfermedades y desarrollar métodos para el diagnóstico y la terapia“. En tanto, para el científico japonés, el aporte de sus investigaciones es llevar la tecnología de las células madre a los pacientes, a las clínicas.

Los ganadores de este premio,  recibirán ocho millones de coronas suecas (1,2 millones de dólares). La entrega de los  galardones se realizará, de acuerdo a la tradición, en dos ceremonias paralelas, una en Oslo para el de la Paz y en Estocolmo los restantes, el 10 de diciembre, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Alfred Nobel.

Más sobre Ciencia

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.