Inicio » Cine »

Iron Man 3: ¿Por qué es la mejor de la saga?

La espera acabó, "Iron Man 3" se estrenó y los fánaticos como siempre quedarán con deseo de más.

Guía de: Cine

Robert Downey Jr. vuelve a encarnar a quizás el personaje más icónico de su carrera. Tony Stark regresa en gloria y majestad tras su participación en “The Avengers”; ahora es un atormentado, con algo parecido a un estrés post-traumático y sumido en la manía de seguir construyendo; el humor no cambia, ni su narcisismo del que ya nos tiene acostumbrados.

La cinta nos pone en el tiempo post “The Avengers”, en un mundo que vive con el terrorismo y con los efectos que dejó la invasión extraterrestre liderada por Loki. Si bien la película está totalmente unida e hilada a todas las anteriores, no es una exigencia haberlas visto.

Pepper Potts (Gwyneth Paltrow) figura empoderada en su rol de controladora de la empresas Stark y como nunca tendrá un rol más que preponderante en el desarrollo de la trama, sus seguidores agradecerán de sobremanera su nuevo rol.

James Rhodes/War Machine/Iron Patriot (Don Cheadle) hace su aporte, pero no sobresale y se transforma en un prescindible, importa más el traje. Su personaje junto al de Eric Savin (James Badge Dale) son alejados de lo que son en los cómics y se transforman en elementos que se adaptan a las necesidades del guión más que nada. Bien o mal, las opiniones pueden ser disimiles. Crédito aparte a Jarvis, voz en off que a fin de cuentas es la conciencia de Tony Stark.

Los malos de la película liderados por El Mandarín (Ben Kingsley) roban la atención, siendo Aldrich Killian (Guy Pearce) la Caja de Pandora y su compañera Maya Hansen (Rebeca Hall) la primera de las víctimas. Ambos son los creadores del suero Extremis, elemento vertebral de la trama, importado directamente de los cómics.

Si hay algo que podemos rescatar de inmediato tras ver “Iron Man 3″, es que el universo Marvel y el cine tienen para mucho rato. Todo lo que venga tras “The Avengers” buscará ser mejor, tratará de emular el estilo Nolan con Batman (algo innegable) y eso se agradecerá. Si bien quizás “Iron Man 3″ no es un producto impecable, sí es lo mejor de la saga.

Shane Black pasa la prueba, se nota su training como guionista (más que como director) y aporta la pausa que quizás le faltó a “Iron Man 2″ o el desarrollo de personaje que se extraño en “Iron Man 1″ (algo que quizás no era necesario). La puerta la deja más cerrada que abierta; esto no significa el fin de Iron Man, pero sí al de sus aventuras en solitario y el marcado inicio de la nueva generación de cintas basadas en el universo Marvel. Lo inmediato es “Thor: The Dark World” en noviembre de este año y lo siguiente “Captain America: The Winter Soldier”, en estas mismas fechas pero en 2014; todo en pro de “The Avengers 2″ que se estrena en 2015.

Entretención hay para rato, como siempre se sugiere ver las escenas ocultas tras los créditos y se transparenta el hecho que da lo mismo verla en 2D o 3D, resulta igual de impresionante.

Más sobre Cine

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.