Guía de: Coaching

¿Cómo mejorar las relaciones familiares?

Evita el perfeccionismo de querer tener una relación ideal con todos.

Las relaciones familiares son muy importantes para el desarrollo integral de un ser humano y para su bienestar. Como es natural, en una familia formada por muchas personas, es normal que alguien pueda llevarse mejor con unos familiares que con otros. Por ello, el primer paso para tener una familia feliz es no idealizar todos los vínculos.

Por ejemplo, evita el perfeccionismo de querer tener una relación ideal con todos tus primos. Es suficiente con tener un trato cordial. La intimidad es un vínculo difícil de alcanzar incluso dentro de la propia familia, por ello, comparte tus confidencias y tus sentimientos con quienes te inspiren más confianza.

¿Cómo mejorar las relaciones familiares?

Relaciones familiares

Foto: Agencias

1. En primer lugar, recuerda el cumpleaños de todos tus seres queridos y felicítales en su día con una llamada de teléfono, una felicitación postal, un correo electrónico. Por supuesto, con aquellos con quienes tienes una relación muy próxima, es mucho mejor improvisar una visita para poder darle un abrazo en persona y tomar un café.

2. Las alegrías compartidas aumentan, por ello, cuando te inviten a un evento familiar asiste aunque en un principio, pueda darte algo de pereza. Poner excusas a la hora de asistir a reuniones familiares produce un efecto negativo, porque al final, se deja de tener en cuenta a aquel que por iniciativa propia se distancia.

3. Sé tú mismo, muéstrate tal y como eres. No tengas miedo de la opinión de los demás.

4. En el seno de la familia, las personas más importantes son los padres, porque remiten a las raíces de cualquier hijo desde la cuna. Por tanto, disfruta de tus padres, pasa tiempo con ellos, demuéstrales tu cariño a través de los hechos. La diferencia generacional hace que uno de los obstáculos más importantes de una persona sea hacer frente a la muerte de los padres.

5. Potencia la conversación y el diálogo sobre temas divertidos en las reuniones familiares para que todos los asistentes se sientan cómodos. Cuando tú seas el anfitrión, entonces, sé amable y trata a cada uno como si fuese único e irrepetible.

6. Si tienes problemas con un miembro de la familia evita divulgarlo con todos los demás. No contamines todos los vínculos familiares por un aspecto en concreto y evita que los demás se posicionen en el conflicto.

Más sobre Coaching

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.