Guía de: Crecimiento Personal

¿Qué es el empoderamiento en nuestras vidas?

El término empoderamiento cobra fuerza en la medida que las personas se dan cuenta de las decisiones que tienen que tomar para recobrar el control de sus vidas.

Érase una vez una persona cuyo trabajo era decidir qué marca de lápices comprar para que toda la empresa usara los mismos y uniformar la escritura.

Hizo el estudio por días, y llegó a escoger a la marca “azul”. Tenía todo listo para ordenar la compra, e incluso ya había cerrado el trato de palabra y un buen descuento con el proveedor, pero entonces su jefe le pidió revisar los presupuestos de esa y otras marcas y decidió en un segundo que “azul” no era lo mejor, que en realidad debía comprarle los lápices a “verde”.

Empoderamiento
Imagen: Francisco Javier Olea

Empoderamiento significa tomar las riendas de nuestras vidas.

Entonces no le quedó otra a nuestro protagonista que deshacer el trato que tenía con “azul”, y simplemente olvidar su trabajo de días para hacerle el pedido a la empresa “verde”. Su jefe, aunque le había encomendado la tarea de decidir, no le había dado el poder de hacerlo.

Es en las empresas donde nace la palabra “empoderamiento” (del inglés “Empowerment”), que significa el que efectivamente un jefe entregará a los miembros de sus equipos la capacidad y el poder de decisiones respecto a puntos clave de sus tareas.

Hoy el término ha trascendido las fronteras de las compañías y las organizaciones, y poco a poco se instala como una palabra que todos podemos usar en nuestras vidas, pero desde un ángulo distinto, porque no es que tengamos que esperar que alguien más nos entregue el poder de vivir, sino que lo que debemos hacer es aprender a tomarlo desde nuestro interior.

En el caso de nuestro crecimiento personal, la palabra “empoderamiento” representa la capacidad que cada uno de nosotros tiene de tomar las riendas de nuestras vidas, de sentirnos que somos quienes estamos al volante del automóvil y no somos simples pasajeros.

El “Empoderamiento” entonces es la antítesis de la víctima, esa persona a la que la vida le sucede: “Me pasó que…”, “me dijeron que no se podía hacer”, o “me rechazaron el proyecto”.

Claro que entiendo que es un ángulo que no es fácil de tomar, porque todo viene desde muy niños cuando “el profesor me puso un rojo”.

Estar “empoderados” significa ser capaces de decidir y tomar responsabilidad de nuestras decisiones en la vida, y de todo lo que suceda debido a esas opciones; todo.

Porque sin responsabilidad no hay real “empoderamiento”. Si sólo dejamos de ser víctima sin tomar responsabilidad de nuestros actos a todo nivel, siendo conscientes de las estelas que provocan en el agua nuestros movimientos, sólo estaremos pasando de ser víctimas a victimarios.

Entonces el “Empoderamiento” es el saber que tenemos el poder de cambiar las cosas, accionarlas y decidir sobre nuestras vidas, pero en consciencia, con respeto y valorando el que todos los otros pueden y deben hacer lo mismo.

Más sobre Crecimiento Personal

ComentariosDeja tu comentario ↓