Guía de: Cultura India

Brutal violador y asesino de joven en India aparece muerto

Ram Singh, que estaba siendo juzgado por cargos de homicidio, violación y secuestro que le podían costar la pena de muerte, aparentemente se colgó en prisión.

El principal acusado de la violación colectiva de una estudiante en un autobús de Nueva Delhi, que conmocionó la India en diciembre pasado, se quitó la vida en la cárcel, según indicó la agencia AFP.

“Sí, está muerto”, respondió el portavoz en la sala de control del presidio Tihar de Nueva Delhi, acerca de Ram Singh, presunto cabecilla del grupo acusado de la violación colectiva de la joven de 23 años que murió unos días después a consecuencia de las lesiones.

Violador muerto
Foto: Agencias

El caso generó masivas manifestaciones en India.

Según un responsable policial que requirió anonimato, el hombre de 35 años se colgó en la madrugada, en la celda que ocupaba solo. “El proceso continúa. No hay razón alguna para que se altere”, añadió el policía, que ha trabajado en este caso.

El viceministro del Interior indio, R. P. N. Singh, dijo que ya se ordenó una investigación sobre el suicidio, según la agencia noticiosa Press Trust of India.

Ram Singh, cuyo hermano también está inculpado, estaba en la cárcel de estricta seguridad Tihar y compareció varias veces ante el tribunal para  responder de los cargos de homicidio, violación y secuestro, que le podían costar la pena de muerte.

Conducía el autobús que tomó la joven de 23 años con su compañero el 16 de diciembre, después de ir al cine. Singh y un grupo de amigos habían bebido mucho esa noche y decidieron tomar prestado el autobús que conducía Singh habitualmente en su trabajo, para  atravesar la ciudad de noche.

El grupo violó, golpeó y torturó a la joven, dio una paliza a su compañero, antes de arrojar a la pareja a la acera. Trasladada a un hospital de Singapur, la estudiante murió a consecuencia de las lesiones 13 días después.

El suceso, que tuvo eco internacional, conmocionó a los indios y numerosos voces se alzaron para denunciar el desprecio que merecen a la policía y la justicia los casos de violencia sexual.

Ahora, una nueva ola de protesta se ha iniciado en Nueva Delhi a favor de los derechos de la mujer, que propone la castración química de los acusados que aún siguen con vida.

Más sobre Cultura India

ComentariosDeja tu comentario ↓