Origen de Japón, mitología (II)

Cuando Izanagi e Izanami descienden desde el Cielo para habitar la isla de Onogoro, recién se inicia la creación de todo lo existente para la cultura japonesa. En esta segunda parte continuamos descubriendo los míticos entretelones del origen de Japón.

Los dioses Izanagi e Izanami eran hermanos, sin embargo tenían la misión de iniciar una tarea reproductora que diera a luz los países y las nuevas deidades que gobernarían el mundo. Una vez que ambos dioses iniciaron su vida en la isla de Onogoro, Izanagi preguntó a Izanami por su cuerpo, a lo que la diosa contestó:

“Mi cuerpo posee una parte que no se desarrolla”. Izanagi comentó a su vez: “Mi cuerpo tiene una parte que se ha desarrollado más que el resto”. Ante esta diferencia física, los dioses comprendieron que debían unir sus partes desiguales para poder procrear; pero antes debían girar en sentidos contrarios alrededor de la columna que conectaba el Cielo con la Tierra y sólo al encontrarse tendrían la posibilidad de iniciar su tarea creadora.

Cuando los dioses rodearon la columna y se vieron las caras, la diosa Izanami habló primero que el dios Izanagi antes de comenzar a procrear. Del resultado de esta unión divina nacieron dos hijos deformes a los cuales abandonaron a su suerte. Confundidos y decepcionados por los resultados de su unión, ambos dioses deciden ir a visitar a las máximas deidades celestiales para poder obtener una respuesta con respecto a qué fue lo que habían hecho mal. Es así como Izanagi e Izanami ascienden al Cielo y visitan a los dioses superiores; éstos escuchan a la joven pareja y deciden consultar al oráculo para ver qué salió mal.

El oráculo afirma que el error fue cometido por Izanami (la mujer), ya que cuando ambos hermanos rodearon la columna sagrada y se encontraron, era el dios hombre el que debió hablar primero.

Origen de Japón

Foto: Simer

Izanagi e Izanami descienden del cielo.

Si hacemos un alto en esta narración, podemos darnos cuenta de las similitudes patriarcales y machistas de este mito japonés con el mito de la creación occidental de Adán y Eva, donde una vez más la mujer es culpable por inducir al hombre a probar el fruto prohibido que más tarde los llevaría a ser expulsados del Jardín del Edén. Se presume que la leyenda de Izanagi e Izanami fue usada durante siglos para explicar el rango de inferioridad que la mujer merecía dentro de los escalafones de la sociedad japonesa.

Volviendo a la historia sobre la creación de Japón, los dioses hermanos vuelven a la isla de Onogoro y reproducen nuevamente el ritual alrededor de la columna sagrada; pero esta vez cuando Izanagi e Izanami se encontraron, fue el dios hombre el que habló primero antes de procrear. Esta vez la unión de ambos dioses concluye con éxito y de esta forma nacen ocho islas que pasarían a conformar posteriormente la nación de Japón.

A continuación nacerían los demás países y nuevos dioses que se harían cargo de fuerzas de la naturaleza como el viento, el mar, el fuego, etc. Cuando Izanami da a luz al dios del fuego “Kagutsuchi”, éste al salir desde su vientre le quema los genitales y la hace enfermar gravemente hasta llevarla a la muerte.

El mito de la creación de Japón continúa extensamente y va narrando cada una de las aventuras y desventuras de múltiples deidades del panteón religioso shintoísta, pero por esta ocasión sólo llegaremos hasta aquí ya que el nacimiento de Japón se ha dado por consumado.

Cada nación tiene su historia de creación llena de seres fantásticos que nos explican nuestro origen divino, pero Japón en particular llama la atención por su cantidad desmedida de dioses que gobiernan a los vivos y los muertos. Se dice que el culto “shintou”, que es una de la religiones más importantes de Japón junto al Budismo, posee 8.000.000 de dioses; mas este número es simplemente una metáfora para explicar la infinidad de espíritus que acompañan al ser humano y los cuales están presentes en todas las cosas que nos rodean. 

Más sobre Cultura Japonesa

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.