Guía de: Cultura y Sociedad

¿Cuál es el origen de los aguinaldos?

Como toda historia, esta no deja de tener un componente sorpresa, desconocido en la actualidad, pero muy celebrado y practicado socialmente. Aquí contamos cómo partieron los esperados aguinaldos.

Llevo pocos meses en mi actual trabajo, por lo que pensé que no me correspondería aguinaldo este año. Todos se preguntaban cuánto sería esta vez, pero no presté atención para no emocionarme antes de tiempo.

Recuerdo que a muchos conocidos les daban un sobre con una platita extra, una caja de mercadería o una invitación a un asado bien nutrido, acompañado de espectáculos, juegos o competencias que sirven para otorgar un ambiente de distensión entre los trabajadores y compañeros de labor.

En caso de empresas internacionales o de gran tamaño, muchas veces el aguinaldo incluye todas las anteriores, siendo acompañado algunas veces de una gift card (tarjeta de regalo), por lo general, canjeable en productos de la empresa o de alguna empresa relacionada a la alimentación.

Historia del Aguinaldo

Foto: El Mercurio

La historia del aguinaldo dieciochero.

Una de las definiciones más arraigadas sobre Aguinaldo dice que este es un pago especial que se entrega a los trabajadores asalariados, considerado como un sueldo extra a los otros 12 recibidos anualmente. El pago puede ser en dinero o en especies, y en la mayoría de los países  se entrega por simple acuerdo entre el empleado y su empleador.

Pese a no estar resguardado por la ley en nuestro país, el aguinaldo se suele entregar tanto para la Fiestas Patrias como para Navidad. Sin embargo, en muchas empresas es usual entregarlo en marzo con el fin de apoyar los periodos del año donde las personas aumentan su nivel de gastos.

Pero, ¿cuál es el origen de los aguinaldos?

Como toda historia, esta no deja de tener un componente sorpresa, desconocido en la actualidad, pero muy celebrado y practicado socialmente.

Todo partió en la antigüedad, cuando en honor a los dioses y como señal de buen augurio, los amigos se intercambiaban regalos.  Los romanos, por ejemplo, atribuían los aguinaldos del 1 de enero -conocido como  Kalendariae strenae-, al rey Tito Tacio, quien implantó la costumbre de  ir a recoger verbena al bosque en honor a la Fuerza, o Strenia, diosa de la salud, buscando contar con su protección durante el año nuevo.

Esto coindice con el origen de la palabra en latín, cuya palabra es strenna o strena. En español existe la palabra estrena con el significado de obsequio, presente o dádiva que se hace para demostrar la satisfacción o la alegría en la celebración de un acontecimiento feliz, sinónimo también de aguinaldo.

De aguinaldos provenientes de la naturaleza  usuales en la Edad de Oro, se avanzó al vino y otros alimentos, y posteriormente a la entrega de piezas de oro, plata y bronce, muebles y vestidos. Inicialmente era una ofrenda entregada por  los ciudadanos a un príncipe o los discípulos a un maestro, costumbre que como veíamos nace austeramente en las culturas desarrolladas antes de Cristo, de origen paganas, pero que cobra fuerza y esplendor en el Renacimiento.

Por su parte la iglesia tomó dicha costumbre, adaptándola, ya  no para celebrar la llegada de un nuevo año, si no para la celebración de los bautizos, dando vida a los Aguinaldos bautismales del siglo VI. Aguinaldos también se les llama en algunos países a los dulces que  se reparten principalmente en fiestas infantiles y festividades navideñas.

El origen de la palabra tiene diversas procedencias. Una de las más razonables, es la creencia  que esta derivaría del celta eguinand, palabra con la que se designaba el regalo de año nuevo, costumbre como hemos visto extendida en diversas culturas.

Los buenos augurios para un nuevo año con el tiempo se  extienden para el nacimiento de una nueva vida, simbolizado en los regalos que hasta el día de hoy acompañan a la llegada de un bebé recién nacido.

Los primeros atisbos económicos del aguinaldo en nuestro  país, además de las entregas simbólicas y regalos otorgados para los natalicios y cambios de año, surgen como agradecimiento a quienes atendían servicios públicos y estaban en contacto con la gente: basureros, barrenderos, faroleros (cuando había que encender los faroles de uno en uno, ya fuesen de gas, ya eléctricos), carteros, serenos entre muchos otros.

Finalmente cabe aclarar que en Chile los empleadores acostumbran a dar aguinaldo, entendiéndolo culturalmente como un pequeño bono de dinero extra, pero como veíamos más arriba, es simple voluntad – con carácter ya de tradición- pudiendo aplicarse o no al interior de la dinámica de cada negocio o empresa.

Sea cual sea la razón o naturaleza de la palabra, siempre es bien recibido un aguinaldo para celebrar sin culpas y sin que se note en los bolsillos. Y no hay nadie que no celebre más contento al recibirlo.

Más sobre Cultura y Sociedad

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.