El insólito caso del hombre que sobrevivió tras ser devorado por un hipopótamo

Yo estaba "envuelto en la oscuridad", dice. "Era como si estuviera repentinamente ciego y sordo".

Guía de: Curiosidades

Todo partió como una agradable excursión por el río Zambezi al mando del guía Paul Templer. Quien había estado en el rubro del turismo por años, realizando el mismo viaje, hasta que se encontró con una situación “inolvidable”.

Hace diecisiete años, Templer de 27 años, lideraba en kayaks a un grupo de turistas y tres guías aprendices en un río cerca de Victoria Falls de Zimbabwe, cuando un hipopótamo macho que había encontrado los atacó.

Hipopótamo

Foto: Agencias

“El golpe sólido que sentí detrás de mí, me tomó por sorpresa,” según declaró Templer recientemente al diario The Guardian, como parte de un ensayo que ha cautivado desde el Internet. “Me volví justo a tiempo para ver al joven aprendiz Evans, que había sido arrojado fuera de su barco. La embarcación, con sus dos turistas todavía en ella, mientras el volaba, se había levantado la mitad fuera del agua en la parte posterior gracias al lomo del enorme hipopótamo”.

Templer ordenó a otro aprendiz que guiara a todos a un grupo de rocas cercanas, mientras intentaba rescatar a Evans del agua. Pero justo antes de que pudiera alcanzarlo, él  ya estaba “envuelto en la oscuridad”, dice. “Era como si estuviera repentinamente ciego y sordo”.

Después se dio cuenta de que había sido tragado por el hipopótamo. Templer logró escapar durante el próximo aliento del animal. Pero el hipopótamo no estaba dispuesto a dejarlo ir sin una pelea. Cuando intentó alejarse nadando, la bestia agarró a Templer, una vez más, dejando cerca de 40 heridas punzantes en el hombre y luego hundiéndose de nuevo.”La sangre de mi cuerpo se levantó en las nubes, y en un sentido de resignación me conmovió”, dice. “No tengo ni idea de cuánto tiempo nos quedamos bajo – el tiempo pasa muy lentamente cuando se está en la boca de un hipopótamo”.

Hipopótamo

Foto: guardian.co.uk

Paul Templer.

Y vivió para contarla

De pronto, el animal escupió a Templer, mientras uno de los aprendices que estaba esperando cerca lo rescató y trató de curar sus heridas, entre ellas una tan profunda que una parte de los pulmones de Templer lo dejó muy grave.

Al final, a pesar de que un cirujano estimó que ambos brazos y parte de la pierna herida tendría que ser amputada, Templer sólo perdió su brazo izquierdo. Pero el incidente no pudo impedir su pasión por el turismo aventura y volvió a trabajar como guía de viaje.”Dos años más tarde, fui a una expedición por el río Zambezi, y justo fuimos más allá del lugar en donde había sido el ataque, lamentablemente, en ese momento, apareció un enorme hipopótamo al lado de mi canoa”, consignó.

“Le grité tan fuerte que los que están conmigo dijeron que nunca habían oído nada igual. Se zambulló de nuevo bajo y nunca más fue visto. Apostaría los ahorros de mi vida que era el mismo hipopótamo, decidido a tener la última palabra.”

Más sobre Curiosidades

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.