Guía de: Deporte aventura

Dos métodos para fijar altura del asiento en la bicicleta

Para encontrar nuestra propia altura en el asiento de las bicicletas son dos los métodos más utilizados. Aquí explicamos cómo aplicarlos.

No obstante la altura de un asiento en la bicibleta es individual y única para cada ciclista, es posible decir que llegar a la altura correcta se realiza con tiempo de práctica y de prueba, tomando en consideración principalmente dos métodos.

El primero de ellos, conocido como tradicional, consiste en poner el asiento en posición totalmente horizontal y sentarse encima, apoyando el talón de uno de los pies en el pedal que está ubicado en el punto más bajo y extender la pierna lo máximo posible.

asiento-bicicleta

Foto: Carla Pinilla, El Mercurio

Hay dos formas de regular la altura del asiento.

Con la ayuda de otra persona que nos pueda sostener,  se debe apoyar el talón de la pierna contraría y pedalear lentamente hacia atrás. Si las piernas no se extienden al máximo se deberá subir un poco más el asiento, en cambio si ya hemos llegado a la extensión máxima debemos solicitar a nuestro ayudante que nos pueda mirar de tal forma de asegurarse que la pelvis no bascula. Así, entonces, si logramos la extensión y nuestra pelvis no cae hacia los lados habremos encontrado la medida de altura de nuestro asiento.

El otro método consiste en una fórmula matemática que considera la altura de nuestra entrepierna. Para ello, estando de pie y descalzo, ponemos un libro entre las piernas haciendo tope en el perineo, para medir la distancia que hay desde esta zona hasta el suelo.

“La medida se tomará desde el extremo superior del libro o revista hasta el suelo ayudándonos de un metro. Es importante mantener la postura erguida”, por lo que idealmente nos deben ayudar a realizar esta medida.

Para conocer la altura que tendrá que tener nuestro asiento debemos multiplicar la medida de entrepierna x 0,885 . Suponiendo que nuestra medida de entrepierna es de 83 cm, 83 x 0,885 nos da como resultado 73 centímetros aproximadamente, los cuales deberán ser medidos desde el centro del eje pedalier (motor) hasta la horizontal del sillín medidos en línea por sobre el tubo vertical que soporta la tija hasta su punto más alto, así entonces tenemos la posición teórica del asiento que necesitamos.

De acuerdo a la búsqueda de información y los datos que podemos encontrar en la bibliografía e internet, la altura que debe tener nuestro asiento debe permitirnos que se forme un ángulo entre 145º y 155º en la parte posterior de la rodilla utilizando como ejes el centro del tobillo, rodilla y cadera

En cuanto a la distancia que debe tener el asiento respecto del manillar, se suele medir utilizando el antebrazo más un par de centímetros antes de alcanzar el punto de fuerza del manillar, no obstante, si mantenemos las bielas paralelas al piso podemos trazar una línea vertical desde la rótula hasta el suelo, debiendo pasar dicha línea por el eje del pedal o a pocos centímetros de el.

Con estos movimientos debemos revisar nuevamente el retroceso (distancia que existe entre la vertical que forma la punta del asiento y la vertical del eje pedalier) donde existen medidas recomendadas que deben ser probadas por cada ciclista

Entrepierna -> de 74 a 77 retroceso del asiento -> 5 +/-
Entrepierna -> de 78 a 81 retroceso del asiento -> 6 +/-
Entrepierna -> de 82 a 85 retroceso del asiento -> 7 +/-

No obstante todo lo anterior, si aún persisten dudas, debemos realizar el siguiente tipo de análisis; si pedaleamos más cerca de la punta del asiento es posible que tengamos una altura más alta de la que requerimos, por tanto, intuitivamente nos acercamos a los pedales en esa posición.

En cambio si siempre pedaleamos más cerca de la parte posterior del asiento es posible que la altura que estemos utilizando sea más baja, por tanto, intuitivamente nos alejamos de los pedales en esa posición.

Más sobre Deporte Aventura

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.