Guía de: Diabetes

¿Qué es el glucagón?

En el manejo de nuestra diabetes hay términos que debemos conocer, uno de ellos es el glucagón, una de las hormonas hiperglucemiantes que tenemos en nuestro organismo.

Desde el momento del diagnóstico la vida de una persona con diabetes se llena de palabras médicas, de índole científico, que a veces nos hacen poner cara de interrogación por lo confuso que suenan. Sin embargo, al poco tiempo  de aprenderlas y con un uso más rutinario se hacen familiares y terminamos incorporándolas nuestro diario vivir.
Una de esas palabras es glucagón. ¿La habían escuchado?

El glucagón es una de las principales hormonas hiperglucemiantes (que hacen subir el azúcar en la sangre) de nuestro cuerpo. Se produce en las células alfa de los islotes de Langerhans del páncreas, ahí mismo donde las células beta fabrican la insulina.

Glucagón

Foto: Marcelo González

Kit de emergencia de glucagón.

En una persona sana, estas pequeñas islas de células de secreción interna se encuentran dentro de la estructura del páncreas rodeadas por las células productoras de los jugos digestivos. Su función es regular la concentración de glucosa en la sangre: cuando la glucosa en sangre se eleva, aumenta la secreción de insulina, lo que propicia la entrada del azúcar a las células y su posterior metabolismo, disminuyendo por lógica su concentración en la sangre. Por el contrario, cuando la glicemia baja, los islotes secretan glucagón, que se encarga de estimular al hígado y a los músculos para que liberen su reserva de glucosa, que es lo que se necesita en ese momento para restaurar el equilibrio.

Toda persona que usa insulina, ya sea que tenga diabetes tipo 1 o tipo 2, debería tener un kit de emergencia de glucagón a mano para contrarrestar una hipoglicemia severa, que está definida como aquella baja de azúcar en la sangre durante la cual no se puede administrar azúcar por vía oral, llegando incluso a la pérdida de conocimiento por parte del paciente.

Si nos cuidamos bien, si estamos atentos a los signos que nos avisan que una hipoglicemia se aproxima, no deberíamos llegar a utilizar el kit de glucagón. Pero cada organismo es único y siempre hay que estar preparado. En todo caso no basta con que la persona que tiene diabetes sepa cómo usarlo, lo más relevante es que alguien de su entorno sepa cómo actuar frente a la emergencia y por lo menos haya visto el kit alguna vez.

En las farmacias venden un kit de glucagón que debe estar almacenado en un lugar donde todos los miembros de la familia puedan encontrarlo fácilmente, de preferencia en el refrigerador, junto con la insulina.

En Chile se comercializa el GlucaGen HipoKit, del laboratorio Novo Nordisk. Viene en una caja plástica naranja, dentro de la cual se encuentran un pequeño frasco en donde está  el glucagón en polvo, en forma de tableta, y una jeringa con el solvente (agua estéril) lista para reconstituir la solución.
Dentro de la caja, vienen las instrucciones y algunas sugerencias sobre su utilización. Conviene leerlas con detención.

No es recomendable andar con el glucagón para todos lados. No tiene mucho sentido. Sí lo tiene llevarlo cuando salimos en una actividad poco común: un paseo, alguna actividad deportiva, viajes largos y vacaciones por ejemplo.

En la mayoría de los casos, después de administrar la inyección los niveles de glicemia deberían subir para llegar a la normalidad en pocos minutos. Ahora bien, si la persona no responde al tratamiento se debe concurrir de inmediato a un centro asistencial.
En ambas situaciones, y una vez superada la emergencia, será bueno contactar al médico tratante para analizar el por qué ocurrió este episodio. Una situación que podemos evitar si nos cuidamos bien, estando atentos y preparados frente a los signos que nos avisan que una hipoglicemia se aproxima.

Más sobre Diabetes

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.