Guía de: Diabetes

Pros y contras de terapia con bomba de infusión de insulina

La terapia con bomba de insulina es una opción más para tratar la diabetes que requiere el uso de insulina exógena. Antes de llegar a usarla es bueno saber a qué nos enfrentamos.

Como hemos visto en un artículo anterior, la  terapia con bomba de insulina es una opción más para tratar la diabetes que requiere el uso de insulina exógena. Dependerá de muchos factores llegar a usarla. Antes que eso ocurra es bueno saber a qué nos enfrentamos, con sus pro y sus contras, lo que en conjunto con el consejo del médico nos ayudará a tomar la mejor decisión.

Algunas ventajas:

Aumenta la flexibilidad en el estilo de vida de la persona que la usa.
Adaptar la terapia totalmente a la forma en que uno vive, tomando en cuenta las diferencias que nos hacen únicos: qué comer, a qué hora hacerlo, el tipo de ejercicio a realizar, la hora de levantarse o de irse a dormir. Eventos sociales, reuniones de amigos, actividades académicas o laborales, viajes, vacaciones, fines de semana… Todo puede ser incorporado al manejo, para todo hay una solución que nos garantiza una mejora en la calidad de vida.

Entrega de insulina predecible.
Siempre la cantidad de insulina fijada.

Bomba insulina
Foto: dfarmacia.com

Se debe meditar muy bien el uso de la bomba de insulina.

Dosificación de la insulina precisa.
Ni más ni menos, porque la “aguja” no quedó goteando, ni era una rayita más arriba o más abajo en la jeringa o había una burbuja. Aunque si no somos previsores esto último podría ocurrir debido a la forma en que deben ser llenados los reservorios que se usan.

Posibilidad de entregar con total seguridad un décimo de unidad de insulina si es necesario.
Microgoteos, ideales para pacientes con especial sensibilidad a la insulina, aquellos en los que media unidad de insulina hace la diferencia entre una hiper o una hipoglicemia.

Control de la glicemia más ajustado, reduciendo el riesgo de bajas de glucosa en sangre.
Posibilidad de corregir alzas o bajas con pocos hidratos de carbono o poca dosis de insulina.

Reduce los episodios de hipoglicemia severa.
El uso de sólo un tipo de insulina, y en poca cantidad, nos expone a un riesgo menor.

Reduce las amplias fluctuaciones de la glicemia.
HbA1c más bajas producto de un margen más acotado de glicemias y no de grandes fluctuaciones entre las alzas o las bajas.

Ayuda en el manejo del fenómeno dawn (o del alba, que es la elevación de la glicemia temprano por la mañana, al levantarse).
La posibilidad de programar una basal aumentada en las horas que más se necesita permite un mejor control.

Las principales desventajas de la terapia con bomba son:

Riesgo de infecciones de la piel en la zona de inserción de la cánula.
Aun con una higiene a toda prueba, aun cambiando la cánula cada tres días, aun reforzando con otros parches… esto ocurre, no siempre pero ocurre.

Riesgo de cetoacidosis diabética por mal funcionamiento del sistema o problemas con las absorción de la insulina.
Sin dudas para mi el mayor riesgo. El microgoteo es tan pequeño, la cantidad de insulina circulando en el cuerpo es tan poca, que una interrupción no programada de la infusión, una cánula mal puesta, una burbuja de aire donde no corresponde, o un hematoma entre otras puede llevarnos rápidamente a esta complicación.

El alto costo de las bombas.
A lo que hay que sumar el costo de los insumos mensuales. Y no está cubierta por el GES.

Controlar la glicemia mínimo cuatro veces al día.
Puede ser un factor negativo para cierto tipo de pacientes. Incluso la recomendación del número de glicemias diarias es mayor.

Hace saber a los demás que uno tiene diabetes.
Aunque hagamos esfuerzos por ocultarla de la vista de otros, eso es imposible todo el tiempo. Además, pone el tema de la diabetes sobre la mesa. Desde los que se alegran que podamos controlar nuestra diabetes con este aparato hasta los que llegan a la exageración de decir: “no sabía que estabas tan grave que te tuviste que conectar a una máquina…”.

¿Eres candidato a la terapia con bomba?

Ojalá que cada paciente que usa insulina y desea probar esta terapia se haga estas preguntas:

¿Estás listo (a)  para estar “conectado” a un aparato que le diga a la gente que tienes diabetes?

¿Tus expectativas son realistas? Es que la bomba de insulina no es una varita mágica que resolverá todos tus problemas con la diabetes.

¿Te sientes cómodo (a) con la tecnología y el funcionamiento de una bomba?

¿Estás comprometido (a) a controlar tu glucosa en sangre por lo menos 4 veces al día, si no más?

¿Te comprometes a a resolver problemas usando la comprensión del manejo de la insulina, los hidratos de carbono y la actividad física entre otros factores?

¿Tu equipo de salud (médico, enfermera) está familiarizado con las bombas infusión?

Si están pensando en la terapia con bomba de insulina, espero que estas reflexiones les ayuden.

Más sobre Diabetes

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.