Guía de: Discapacidad

Antonia Cabrera, el ejemplo que conmovió a todo Chile

La joven de 16 años que apareció en la Teletón dando su testimonio, relató de manera muy explícita que un Accidente Cerebro Vascular le puede ocurrir a cualquiera.

La joven Antonia Cabrera conmovió a todo Chile. Dentro del contexto de relatos impactantes que se suceden en la Teletón, el suyo tuvo especial repercusión, dadas sus características, su personalidad y la forma en que llegó a todos con su mensaje de fuerza y recuperación ante la adversidad. Ella fue víctima de un Accidente Cerebro Vascular (ACV), lo que llamó la atención sobre estos casos, que son la primera causa de Discapacidad física.

Un ACV ocurre cuando el flujo de sangre a un sector del cerebro se detiene. En ocasiones al ACV también lo denominan como “ataque cerebral” (derrame cerebral), accidente vascular encefálico, o “infarto cerebral”.

Antonia Cabrera
Foto: Macarena Pérez
Ahora bien, existen dos tipos de ACV que son los principales; ACV isquémico y ACV hemorrágico. El ACV isquémico sucede cuando un vaso sanguíneo que irriga sangre al cerebro se bloquea por un coágulo, en cambio el ACV hemorrágico ocurre cuando un vaso sanguíneo en parte del cerebro se rompe, provocando que la sangre se derrame hacia el cerebro.

Sin embargo, si bien hay casos en los cuales las probabilidades de que suceda un ACV son mayores, hay otros en que no hay nada que hiciera sospechar que tal evento podía darse. Y esto último es lo que justamente le pasó a Antonia Cabrera, hoy de 16 años, que en la Teletón dio un testimonio muy explícito respecto a que un ACV le puede ocurrir a cualquiera, pero no por eso hay que vivir con miedo.

Antonia Cabrera está ahora en proceso de rehabilitación ante la secuela más grande del ACV que sufrió: la hemiparesia.

Y como se menciona en un artículo previo no es lo mismo hemiparesia que hemiplejia. La hemiparesia que Antonia tiene en el lado derecho del cuerpo, corresponde a una debilidad muscular, a una reducción de la fuerza, no a una parálisis del movimiento como en el caso de la hemiplejia.

Antonia además apeló a un aspecto muy importante para la inclusión social y para la eficiencia de los procesos de rehabilitación: lamentablemente los recursos económicos son un factor determinante para el acceso a intervenciones multidisciplinarias e integradoras, con un enfoque social y no sólo médico. Ella fue enfática al indicar que agradece el hecho de que pudo acceder a “buenos doctores”, pero que otras personas que no tienen dinero pasan por una situación “patética”.

Sus palabras, ejemplo de fuerza y recuperación, conmovieron a todo el país: “No nos vean como pobrecitos, ni les demos pena ni lástima, porque en el fondo ustedes son mucho más penosos que nosotros, porque ustedes no han demostrado que tienen la fuerza que tenemos nosotros. Yo estoy orgullosa de mí (…) y sé que voy a volver a bailar, a hacer todo lo que hacía”.

Antonia es un ejemplo de vida desde muchos aspectos, desde avanzar, recuperar capacidades, superar las diferencias socioeconómicas, y entregar algo tan simple como una sonrisa ante la adversidad.

Conozca el emotivo caso de Antonia Cabrera:

Más sobre Discapacidad

ComentariosDeja tu comentario ↓