Discapacidad visual, la empatía y lo que todavía hace falta

Existe una serie de avances tecnológicos que ayudan a las personas a recuperar algún grado de visión, así como hay inventos en etapa de prueba que prometen devolver por completo la visión a las personas.

Todos hemos visto o sabemos de personas con discapacidad visual, claro que refiriéndose a ellas como “ciegas” (lo cual no es correcto). Aprendamos entonces un poco más sobre éste tema.

Según indica la OMS, en el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual. Los errores de refracción (miopía, hipermetropía o astigmatismo)  no corregidos constituyen la causa más importante de discapacidad visual, pero en países de ingresos medios y bajos las cataratas siguen siendo la principal causa de ceguera. Las causas de discapacidad visual relacionadas con la edad están aumentando, al igual que la ceguera debida a la diabetes no controlada.

Discapacidad visual

Foto: El Mercurio

La discapacidad visual moderada y la discapacidad visual grave se reagrupan comúnmente bajo el término “baja visión”, la cual corresponde a una visión insuficiente para lograr realizar una tarea, pero que permite ver la luz. En el caso de la ceguera las personas podrían distinguir bultos, algo de luz y sombra, o nada. Así, la baja visión y la ceguera representan conjuntamente el total de casos de discapacidad visual.

Gran apoyo

Actualmente existen instituciones que efectúan un trabajo excepcional para apoyar el desarrollo de personas con discapacidad visual. Por ejemplo, la Fundación Luz, fundada por Marcela Paz, la autora de “Papelucho” (www.fundacionluz.cl), y la Escuela Santa Lucía (www.santalucia.cl) hacen una importante labor para niños y jóvenes con discapacidad visual. Ofrecen estimulación, rehabilitación y apoyo para la preparación al mundo laboral.

Asimismo, existe una serie de avances tecnológicos que ayudan a las personas a recuperar algún grado de visión, así como existen inventos en etapa de prueba que prometen devolver por completo la visión a las personas. También se cuenta con elementos que aumentan la accesibilidad, desde el Braille hasta diversos programas computacionales.

Sin embargo, faltan esfuerzos y educación a la comunidad con respecto a la ayuda que requieren las personas con discapacidad visual, por ejemplo, cuando vemos a una persona con ceguera en la calle, primero se le debe consultar si requiere ayuda, y no tomarla del brazo o codo de sorpresa. Además falta sensibilizar sobre la necesidad de adaptar lugares públicos y puestos de trabajo.

Finalmente ¿Por qué informarse sobre la baja visión y la ceguera tiene relevancia? Porque, por una parte, el 80% del total mundial de casos de discapacidad visual se pueden evitar o simplemente curar, y por otro, es necesaria más empatía con las personas con discapacidad visual.

Más sobre Discapacidad

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.