Guía de: Discapacidad

El Lego más esperado que hizo feliz a niño con Asperger

James Groccia, de 11 años, vive en Massachusetts, Estados Unidos, y desde los 4 años de edad juega con LEGO. Protagonizó una emocionante historia.

Hace un tiempo se publicó un artículo sobre el Síndrome de Asperger donde se comentan algunas características de las personas que tienen dicha condición. Pero hay algo que ahí no se menciona; las personas con Síndrome de Asperger suelen hacerse fanáticas de algún tema o de objetos, coleccionando y/o estudiando mucho sobre eso que los apasiona. Por ejemplo, les puede gustar el tema “dinosaurios”, coleccionar monedas, estudiar sobre computadores, etc.

En la historia que les relataré tenemos a un niño con Síndrome de Asperger que es adepto de los juguetes LEGO. Él es James Groccia, de 11 años, vive en Massachusetts, Estados Unidos, y desde los 4 años de edad juega con LEGO.

Un día, uno de los kit de juego de la famosa marca de bloques llamó en especial su atención: el Emerald Night Train (LEGO K10194). James entonces se fascinó y quiso con todas sus fuerzas adquirir dicho kit. Durante dos años ahorró la suma de 100 dólares, ya que había visto que ese era el precio. Sin embargo cuando al fin tuvo el dinero, James se enteró que el Emerald Night Train ya no se fabricaba, y los que estaban disponibles para comprar en sitios como eBay o Amazon, se vendían a altos precios, por ser un kit de colección.

Pero nuestro pequeño protagonista decidió enviar una carta a la empresa LEGO directamente, explicando lo sucedido, y preguntando si tenían algún kit que le vendieran, ofreciendo los 100 dólares que había reunido.

LEGO recibió la carta, y la atendió con una respuesta espectacular: a la casa de James llegó un paquete el día de su cumpleaños, por supuesto se trataba del Emerald Night Train. En el video adjunto se observa la felicidad del niño al ver el regalo.

Es emocionante ver la reacción de éste pequeño, que además nos muestra y demuestra que tener Síndrome de Asperger NO significa que las personas no pueden expresar sus sentimientos. Y aunque se trate de un juguete, poder cumplir los anhelos de los niños, más cuando son solicitados de una forma tan especial y única (porque James nunca lo pidió de regalo, él ofrecía los 100 dólares que tanto le costó ahorrar) no deja de ser una gran satisfacción, y nos recuerda lo importante que es la solidaridad entre nosotros mismos.

Más sobre Discapacidad

ComentariosDeja tu comentario ↓