ONG japonesa presta asistencia sexual a personas con diversidad funcional

Existe una organización japonesa sin fines de lucro, llamada “White Hands”, que ayuda a personas con diversidad funcional.

Hay temas que como sociedad aún nos cuesta abordar, ya sea porque nos complica hablar sobre algunos tópicos, debido a su contenido, o porque el desconocimiento sobre una temática es tan grande que nos quedamos con los prejuicios y mitos sobre ese ámbito, y entonces nos cerramos a la posibilidad del entendimiento. Y si hay un tema emblemático al respecto, es el referido a la sexualidad. Tal vez somos una sociedad más “liberal” en cuanto a lo sexual, pero no creo que eso pase más allá del destape físico, de ver “menos ropa”.

Diversidad funcional

Foto: lainformacion.com

El asunto se complica un tanto más al considerar las minorías, dentro de las cuales se encuentra el grupo de personas con capacidades diferentes (que tal vez son “menos”, pero definitivamente no son pocos). Ya hace tiempo abordé en este espacio lo referido a la sexualidad de personas con discapacidad, dando como ejemplo un caso de lesión medular así como casos de personas con discapacidad mental de tipo intelectual.

Ahora bien, traigo a colación algo que seguramente para varios podría implicar un conflicto ético o moral. Y es que existe una organización japonesa sin fines de lucro, llamada “White Hands”, que entrega asistencia sexual a personas con diversidad funcional; quienes realizan ésta labor son denominadas “trabajadoras sexuales médicas”, y están capacitadas para apoyarlos en sus problemáticas tanto físicas como mentales.

“White hands” fundamenta ésta particular tarea basándose en los Derechos Sexuales que poseemos todas las personas para tener una vida sexual plena, independiente de nuestras capacidades. También apela al reconocimiento de las necesidades sexuales de los sujetos con diversidad funcional, con el fin de destruir mitos que infantilizan (“son como niños, inocentes, no piensan en esas cosas”) o divinizan (“parecen angelitos, cómo van a querer sexo”) a quienes presentan alguna discapacidad.

¿Les parece correcto lo que hace White hands? Los invito a reflexionar considerando diversos elementos en su análisis: el “ocultismo” de lo sexual para las personas con capacidades diferentes, la anticoncepción y natalidad en éste grupo, enfermedades de transmisión sexual y abuso sexual (las personas con diversidad funcional son más vulnerables a hechos de trasgresión), junto a lo que aparece en los artículos que mencioné en el segundo párrafo.

Más sobre Discapacidad

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.