Guía de: Discapacidad

Pablo Pineda, la inspiradora historia que motivó a millones

El Síndrome de Down no fue un obstáculo y fue el primer licenciado universitario con esta condición.

Tal vez el nombre de Pablo Pineda no les sea muy familiar, pero si han estado atentos a las noticias de las últimas semanas, probablemente recuerden el caso de la primera persona con Síndrome de Down en ser licenciado, tras obtener un título universitario. Bueno, ese caso es el de Pablo Pineda.

Pablo nació en Málaga, España, en el año 1974. Su infancia no fue demasiado diferente a la que tiene cualquier niño o niña con Síndrome de Down, siendo constantemente visto como alguien “distinto”, por sus rasgos físicos característicos. Sus padres de todas formas decidieron tratarlo como un niño cualquiera, como a sus dos hermanos, y le aseguraron que él tenía las capacidades para estudiar, y él siempre lo creyó así. El Síndrome no era “tema” en su casa.

Pablo Pineda
Foto: Agencias

Pablo Pineda

Se podría decir que Pablo y su familia “no lucharon contra el Síndrome de Down”, porque sencillamente no era un enemigo.  Y así decidió estudiar e ingresar a la educación superior, logrando ésta meta que desde los 6 años ya tenía clara.

Entonces, se hizo conocido y apareció en los medios de comunicación por ser el primer europeo con Trisomía 21 que completó una carrera universitaria, siendo diplomado en Magisterio de Educación Especial, esto por allá en el año 1999.

Pero además es reconocido en España por su papel en la película “Yo, también”, el que le valió la la Concha de Plata al mejor actor, en el Festival de Cine de San Sebastián en el 2009, y la nominación a actor revelación en los premios Goya del 2010.

Trabajo en España

Junto a esto, viene trabajando desde el mismo 2010 con la Fundación Adecco, en España, llevando a cabo labores enfocadas a la sensibilización y formación para el ámbito empresarial, y para la población en general, dando charlas y conferencias con respecto a las Personas en situación de Discapacidad, con el objetivo de desmitificar, eliminar prejuicios y dar más información para así generar empatía y respeto por las personas “diferentes”.

Y este 2012, a sus 38 años, ya es licenciado en magisterio y le quedan unas cuantas asignaturas para lograr una segunda titulación, ésta vez en Pedagogía.

Así, luego de tantos logros, y siendo admirable la energía que tiene Pablo, quien a lo mejor está más ocupado que varios de nosotros, la siguiente meta de éste hombre es obtener, simplemente, una licencia de conducir.

Más sobre Discapacidad

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.