Guía de: Discapacidad

Perros de asistencia: Conozca su gran importancia

Un perro de asistencia corresponde a aquel que es individualmente entrenado para realizar labores en beneficio de una Personas en situación de discapacidad.

Para muchos las mascotas son más que eso. Acompañan, entregan cariño y momentos alegres, y están ahí cuando tenemos pena. Así, frases como “el perro es el mejor amigo del hombre” cobran mucho sentido cuando pensamos en aquellos perros que pasan a ser un apoyo ante la adversidad, y que de alguna forma el actuar de algunas personas es posible y facilitado gracias a ellos. Me refiero a los perros de asistencia.

Se suele creer  que los perros de asistencia solo guían a Personas en situación de Discapacidad visual. Y si bien es así en la mayoría de los casos, las funciones que pueden cumplir los perros de asistencia son variadas.

Perros asistencia

Foto: César Fonseca

Las Personas en situación de discapacidad (PsD) tiene derecho a ser acompañadas permanentemente por un perro de asistencia a todo edificio, construcción, infraestructura o espacio público, sea de propiedad pública o privada, así como también tienen derecho a acceder y circular en cualquier medio de transporte terrestre o marítimo de pasajeros que preste servicios en el territorio nacional, sea gratuito o remunerado, público o privado, individual o colectivo. Todo esto de acuerdo a la Ley Nº 20.422, la cual establece normas sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de PsD.

Entonces, un perro de asistencia corresponde a aquel que es individualmente entrenado para realizar labores en beneficio de una PsD. El entrenamiento que recibe el animal debe ser llevado a cabo por personas o instituciones especializadas y reconocidas legalmente.

De esta forma, un perro de asistencia puede ser perro guía, para asistir a PsD visual; pero también puede ser un perro de servicio, para asistir a PsD de causa física, lo que puede implicar que tengan problemas de movimiento, fuerza o resistencia; puede ser un perro de señal, cuya función es asistir a PsD auditiva, y finalmente pueden ser perros de respuesta, para alertar sobre episodios de crisis sufridos por una persona que tenga alguna patología o sintomatología crónica (como por ejemplo, alguien con ataques de epilepsia).

Es importante además considerar que los perros de asistencia, independiente de la función que cumplan, deben llevar siempre un arnés o peto otorgado por el responsable del entrenamiento. Junto a esto debe llevar consigo un distintivo oficial, como un parche en el arnés o peto, o una medalla en el collar, que tenga la Cruz de Malta en los colores celeste y amarillo, con el escrito “Perro de Asistencia”.

Más sobre Discapacidad

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.