Guía de: Entretención para niños

Juegos inteligentes para niños

Dinámicas simples y rutinas básicas pueden convertirse en toda una aventura para los pequeños. Y a los padres nos entregan una serie de señales respecto de las fortalezas y debilidades de nuestros niños.

Conozco a una periodista ultra conocida y destacada de Chile. Uno de los principales rostros de la televisión chilena, un día me contó que llevaba a sus hijos al terapeuta ocupacional. ¿Qué problemas tenían? ¿No lograban escribir bien? ¿No podían trepar? ¿Les era imposible lanzar una pelota?

¿Les molestaban las etiquetas? ¿O es que no soportaban ni la arena ni el pasto ni la suciedad en sus manos? Nada de eso.

Juegos inteligentes

Foto: El Mercurio

Pintar puede parecer algo común, pero les puede ayudar mucho en su motricidad fina.

Ninguno de ellos tenía dificultades motoras ni traumas táctiles ni nada por el estilo. Ella los llevaba al terapeuta ocupacional, pues ahí –sentenció- les enseñaban a los niños juegos con contenido e intención. Sin pilas. En resumen, “juegos inteligentes” para niños.

No entendía a qué se refería, pero a la vuelta de los años, tuve que llevar a uno de mis hijos a una de estas especialistas.

Aprendí que los “juegos inteligentes” para niños refuerzan habilidades y potencian otras en las que el chico está más cojo.

Al principio, debía acompañarlo para reforzar y repetir estos juegos en casa. Y en realidad, me di cuenta que eran tan simples y entretenidos, que mis otros retoños también se incorporaban a la rutina lúdica.

Pero no todo el mundo tiene ni el tiempo ni el dinero ni la imperiosa necesidad de acudir a estos expertos. Así, que les voy a contar algunos juegos que en realidad son espacios que nos pueden revelar las fortalezas y debilidades motoras de nuestros pequeños.

Los especialistas explican que el desarrollo de la motricidad fina implica un nivel elevado de maduración. Es decisivo para el nivel de experimentación y aprendizaje sobre el entorno y por lo tanto, resulta vital para el aumento de la inteligencia.

Los “juegos inteligentes” siempre deben presentarse en un ambiente distendido, junto a un adulto.

Por ejemplo, jugar a servir la once, permitirá observar si es que el niño es capaz de trasvasijar jugo desde el jarro a un vaso y mantener el equilibrio.

El ejercicio -“juego inteligente” para niños- lo obliga a programar la cantidad de mermelada o mantequilla o manjar que usará para untar el pan. Su cerebro lo obligará a ser preciso con el cuchillo. O al menos a que lo intente. Obvio, siempre supervisado por un adulto.

A los niños les gustará recortar con tijeras una radiografía vieja, goma Eva, cartulinas, tarjetas o papel común. Él se entretendrá y usted aprovechará de observar y corregir si es que las manos no colaboran en esta función. La mano izquierda siempre debe acompañar a la derecha (Con una recorta, con la otra tomo y giro el papel).

Un juego que les gusta mucho, es jugar a coger fideos canutones (esos con hoyitos) con pinzas (esas para depilar cejas o las que sirven para extraer el hielo). Los fideos se sacan desde un pote plástico, el niño debe mantenerlo prensado hasta que lo bota en otro pote, previo recorrido determinado por el adulto. Pueden incorporarse más participantes. Puede parecer un juego zonzo, pero en realidad, permitirán que el niño ejercite y haga fuerza precisamente con los dedos que necesitará para escribir.

Pueden jugar a escribir o dibujar lo que se les ocurra en una pizarra. Lo importante es que el pequeño sea quien borre…lo obligará a ejercitar el movimiento del brazo y especialmente del hombro. Todos, ejercicios que potenciarán la motricidad fina, asociada a actividades que necesitan precisión y gran nivel de coordinación por una o varias partes del cuerpo.

Jugar a cocinar galletas o un queque, puede ser un ejercicio exquisitamente útil. Aprenderá de higiene (al lavarse las manos); conocerá un poco de biología (al hablar sobre virus y bacterias); ejercitará la musculatura (si hay que uslerear) o practicará la motricidad fina (si es que tiene que hacer pelotitas con la masa); aprenderá sobre secuencias (primero se sacan los ingredientes; después se agregan en cierto orden; después se mezclan; al final se hornea…) Y tendrá que luchar contra la inmediatez (esperar que se cocine y que se enfríe).

Es un momento de muchísimas comunicación con los pequeños. Es un panorama que ellos esperan y agradecen. Existen sitios donde encontrará recetarios infantiles, muy fáciles y relativamente económicos de preparar.

Los “juegos inteligentes” proveen de rutinas que, según los especialistas, debieran durar 30 a 45 minutos. Ese sería el período de mayor concentración de los pequeños.

Juegos inteligentes

Foto: José Alvújar, El Mercurio

Cocinar también puede ser un juego muy útil para los niños.

Deje que su niño explore, como dice un comercial…”ensuciarse hace bien”.

Existen centros como Ceril donde un cuerpo de especialistas se dedica a entrenar y corregir las habilidades motoras de los pequeños. También hay mucha información disponible en la red.

Una de las grandes máximas de la educación, es que se aprende jugando.   Acaso pensando en ello, en los últimos años, se ha abierto un nicho de tiendas especialistas en la venta de materiales didácticos disfrazados de juguetes. Ideales particularmente para niños con debilidades en la motricidad fina y/o gruesa (caramba.cl; pequeñomundo.cl; ninots.cl). También se pueden encontrar en la sección de juegos didácticos, en los supermercados.

Por ejemplo, me acuerdo particularmente de lápices con vibrador que le envían información al cerebro sobre cómo posicionar el lápiz y escribir bien; pelotas con texturas y un largo etcétera de productos que hay que saber discriminar según las necesidades del pequeño.

En el próximo artículo, les prometo más ideas y nuevos y atractivos links de interés.

Más sobre Entretención para niños

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.