Inicio » Esoterismo »Equipo

Asesinato de bebé por una secta en Colliguay: Horrendos detalles del caso de niño sacrificado por considerarlo el Anticristo

Como ha sucedido en casos que involucran a sectas y sus líderes, el principal responsable era considerado por sus seguidores como un dios.

El caso de un bebé de sólo tres días asesinado por una secta ha conmocionado a la Quinta Región de Chile y a todo el país.

A medida que avanza el tiempo, nuevos detalles surgen sobre este escabroso crimen liderado por Ramón Castillo, de 35 años,  quien encabezaba la secta que se hacía llamar Antares de la Luz, según consigna “Soy Chile”.

Como ha sucedido en casos que involucran a sectas y sus líderes, Castillo era considerado por sus seguidores como un dios, razón por la que, supuestamente, no podía engendrar hijos, según consigna Soy Chile. Esto porque un hijo suyo corría el riesgo de ser dominado como el Anticristo y debería ser asesinado.

Bebé asesinado por secta en Colliguay
Foto: Soy Chile

Ramón Castillo era considerado un dios por los seguidores de la secta que encabezaba. Su hijo fue asesinado cuando tenía tres días. Pensaban que era el Anticristo.

Al saberse que embarazó a una mujer, Castillo la encerró en una casa de Los Andes. La mujer era alimentada cada dos días y estaba con fuerte resguardo.

En noviembre de 2012, la mujer tuvo síntomas de parto y fue llevada a una clínica, donde tuvo un varón. Un día después, Castillo tomó al bebé y se lo llevó hasta Colliguay, localidad al interior de la comuna de Quilpué, según cita Soy Chile.

En ese lugar, el horrendo crimen ya estaba gestándose, pues esperaban a Castillo otros 12 miembros de la secta que pensaban que el mundo se acabaría el 21 de diciembre de 2012. Según creían, el rito con el bebé “salvaría al mundo”.

Bebé desnudo y con la boca tapada

Lo que viene después fue espeluznante. El rito partió a los 23:00 horas y el bebé esta sin ropa y con una cinta en la boca para que no gritara.

Posteriormente, lo pusieron sobre un tablón encima de una gran caldera de dos metros de profundidad repleta de fuego.

“Cuando el rito terminó, los integrantes dieron vuelta la tabla y el lactante cayó a las llamas. Eran las 23:30, aproximadamente”, citó Soy Chile.

Luego de este atroz crimen, bebieron un poderoso alucinógeno conocido como ayahuasca.

Después, entre alucinaciones, siguieron bebiendo ayahuasca hasta el 21 de diciembre. Cuando se percataron que el mundo seguía su curso, simplemente abandonaron el lugar.

En enero, una hermana de una miembro de la secta se enteró de lo ocurrido y denunció el caso a la policía que descubrió el cuerpo del bebé calcinado.

Castillo, el líder de la secta y padre del bebé asesinado, se fugó y se supone que está en Perú.

Más sobre Esoterismo

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.