Guía de: Esoterismo

¿Podemos atribuir al destino nuestros aciertos o errores?

A menudo hemos escuchado decir a muchas personas que una situación en particular es causa del destino. Sin embargo, ¿el destino realmente es el causante de nuestra vida?

Definiciones de la palabra “destino” existen muchas. La Real Academia Española lo define como hado (‖ fuerza desconocida que se cree obra sobre los hombres y los sucesos). 2. m. Encadenamiento de los sucesos considerado como necesario y fatal.

Según dicha definición el destino es algo que no se puede manejar, algo que ocurrirá porque así debe ser, empero prefiero creer que el destino es modificable según nuestros actos y la capacidad que tenemos de dejarnos llevar por nuestro “libre albedrío”.

Destino
Imagen: Aetos

Siempre habrán personas obsesionadas con saber lo que está escrito en su destino.

Carl Jung, psicólogo Suizo lo definió como “aquello de nosotros mismos que no conocemos”, tesis que me parece más acorde y que no condiciona un acontecimiento como algo  que “debía suceder porque fuerzas superiores así lo decidieron”.

Definiciones ciertamente hay muchas, sin embargo, siempre habrán personas obsesionadas con saber lo que está escrito en su destino y buscan asesoría en la materia consultando un sinnúmero de oráculos para saber qué ocurrirá, situación que no comparto, puesto que cada uno tiene la capacidad de modificar a su antojo su vida.

Por ejemplo alguien que hace un consulta del tarot puede salir convencida que ocurrirá un situación en particular en su vida, pero camino a su hogar decide tomar otra alternativa y no la habitual, tan solo ese acto puede modificar su destino, por ende los distintos tipos de artes adivinatorias deben tomarse sólo como una guía y no como un “manual que hay que seguir punto a punto”, información que no todos entregan al momento que los consultan.

Modificando el destino de terceros:

Así como tenemos la capacidad de modificar nuestro destino de acuerdo a las decisiones que tomamos también hay personas que alteran el de terceros.

Por ejemplo: En una relación de pareja que no es sana y que se basa más en la obsesión que en el amor pueden ocurrir situaciones de manipulación para que el otro se mantenga al lado. Pero, ¿qué ocurre si en realidad esa persona será feliz estando con alguien más y por nuestros caprichos lo mantenemos a nuestro lado, evitando que tenga un encuentro con otra persona? ¿Es eso una modificación de la vida de ese individuo y que nosotros decidimos cambiar y manejar?

Conocer el destino siempre será uno de los grandes intereses de las personas, puesto que, según muchas creencias éste guiaría la vida del ser humano en forma contraria al libre albedrío, no obstante, prefiero creer que cada uno tiene la capacidad de modificarlo y de revertir muchas situaciones del diario vivir.

Más sobre Esoterismo

ComentariosDeja tu comentario ↓