Guía de: España

¿Cómo es la farándula española y sus escándalos?

Con quién se acuesta y se levanta un famoso en España, sus deudas, sus miserias son el pan de cada día en la pequeña pantalla. Una feria agresiva en la que todo vale con tal de ganar audiencia.

La televisión española se ha llenado de programas  en donde los periodistas del corazón desnudan a los famosos hasta las últimas consecuencias y los personajes o famosillos se aprovechan de ello a golpe de talonario. Y para ello, deben construir cuál escenificación teatral, con lágrimas, indignación y mucha verborrea su escena de la noche para ganar dinero.

Belén Esteban, la mujer más conocida de la farándula española

Farándula española

Foto: belenesteban.es

Belén Esteban es el ícono de la farándula española.

Existen tantos ejemplos que necesitaría mucho espacio para detallarlos todos, pero uno de los más sonados es el caso de Belén Esteban, sin duda, una de las famosas referentes de este género que hace visible, audible y casi palpable la vida televisada del famoso, minuto a minuto.

Ella, una chica corriente de un barrio madrileño, San Blas, conoce a famoso torero conocido más por sus mujeres que por los toros. Supuestamente se enamoran, tienen una hija. No se casan, pero sí viven juntos en la hacienda del torero con toda su familia.

La familia de él la repudia hasta echarla de la casa. Y ella se va sin nada, sin dinero, pero con su hija. Comienza entonces su ronda de programas de televisión criticando al que fuera su pareja, Jesulín de Ubrique y por ende a toda su familia, casi política.

Desde entonces han sido trece años de dimes y diretes, de ataques. Ella consiguió así una fama inigualable llegando a ser el rostro más conocido de la televisión española por encima del Presidente del gobierno. La televisión la ha ido aleccionando, y convirtiéndola en un animal televisivo y casi intocable. Empatizó con la gente de la calle, y todo ¿por qué? Por haber tenido una historia con un torero.

A través de ella, una mujer sin mucha cultura, otros personajes también sin cultura ni formación han tenido cabida en la televisión.  Y los programas rosa se multiplicaron hasta llegar a copar gran parte de la programación en España y convertirse en el negocio más importante del sector.

Situación grave

La situación se ha agravado tanto que la gente de la calle no sabe distinguir entre  periodistas titulados de comentaristas que no tienen estudios,  pero que igual opinan de temas incluso trascendentes de la vida pública sin tener conocimientos ni formación. La intoxicación es incipiente.

El intrusismo laboral se mezcla con altas dosis de morbo y frivolidad mientras  el billete vuela a golpe de cheques, revistas con exclusivas, a veces montajes y otras veces simplemente paseando las miserias más íntimas, provocando incluso la agresión dentro de un programa de televisión.

Y lo peor de todo es que esos programas tienen una increíble audiencia que los mantiene en escena ¿Por qué tienen entonces  tanta repercusión? El producto fácil, manufacturado y preparado para consumir es más atractivo que otros que necesitan de preparación previa y reflexión. Nada se compara a un buen plato de emoción, gritos, amantes traicionados, autoengaños televisados y auto identificación de nuestras miserias con las de alguien, que, no ha hecho nada más que salir en la tele y dar el medio show.

Más sobre España

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.