Guía de: Espiritualidad

¿Cómo empezar a lograr la vida que deseas?

Hay muy buenas noticias: Se puede tener un alto nivel de solidez interna manteniendo, a la vez, una vida muy ocupada y llena de actividades.

Si me hubiesen preguntado 10 años atrás si alguna vez creería conseguir lo que soy y tengo actualmente, probablemente habría dudado al responder. Yo solía tener una imagen interna muy negativa de mí mismo.  A pesar de haber contado en esos años con muy buen rendimiento académico y laboral, había algo en mí que no me permitía confiar en mis capacidades y talentos y, sobre todo, en la posibilidad de crear más y mejores cosas para mi vida.

Vida que deseas
Foto: El Mercurio

Es realmente importante encantarnos con nuestro interior de un modo.

Creo que no soy el único a quien le ha pasado esto, verdad? De hecho, a muchos les sucede lo mismo; viviendo el día a día, tomando como base y sustento la maquinaria exigente de la ciudad, sumidos en ocupaciones, preocupaciones y responsabilidades y en donde, por lo general, no hay cabida para sumergirse en aquello que da un sentido más completo a nuestra existencia: Nuestra experiencia de amor interno.

Sé que a menudo los temas espirituales suelen percibirse como intangibles y poco pragmáticos, o como pertenecientes a algún mundo aparte. En cierto modo, es así. Hemos dejado de lado nuestra espiritualidad, ya que no hemos sido habituados a convivir con ella, perdiendo con ello la capacidad de integrarla a la vida cotidiana.

Lo cierto es que hay muy buenas noticias: Se puede mantener un alto nivel de solidez interna manteniendo, a la vez, una vida muy ocupada y llena de actividades.

Existen actualmente, muchas y diversas técnicas, sistemas de creencias, personas, grupos y libros que hablan de espiritualidad. Yo he aprendido de los mejores. He hablado y mantenido comunicación con algunos de ellos y, de todo lo que he experimentado e integrado, puedo decir con propiedad tres cosas fundamentales:

1)     Todos los caminos espirituales conducen al mismo punto. Todos.

2)     Ese “mismo punto”, en última instancia, es una experiencia interna de elevada vibración, que da sentido a tu vida.

3)     El desarrollo de esa experiencia, es la base de una vida realmente exitosa.

¿Cómo llegar a ese punto? La verdad es que, en mi caso, fue más simple de lo que imaginé. Me di cuenta que es realmente importante encantarnos con nuestro interior de un modo divertido, lúdico, como cuando éramos niños, e irnos acostumbrando a ello cada vez más, de modo de integrarlo naturalmente a nuestra vida cotidiana.

Para cerrar esta introducción, y a modo de reflexión, comparto con ustedes la siguiente frase:

“Si quieres ser grande, tienes que pensar y sentir en grande”.

Todo nace desde ti, desde tu pensamientos y sentimientos más recurrentes. Puede sonar muy cliché, pero la idea es que se convierta en una experiencia, concreta y tan normal como tus actividades diarias.  Hablaremos de ello en el siguiente artículo.

Más sobre Espiritualidad

ComentariosDeja tu comentario ↓