Guía de: Espiritualidad

¿Cómo podemos vencer nuestros miedos?

El miedo es una energía que se encuentra tremendamente presente en nuestras vidas. No importa la causa ni la vivencia relacionada, el miedo es siempre miedo, y por ello, la invitación es dirigirse hacia adentro.

Esta es una de las preguntas elementales que cada uno de nosotros probablemente se ha hecho, muchas veces sin lograr respuesta o bien obteniendo algún atisbo de ella.

El miedo, en general, es una energía que se encuentra tremendamente presente en nuestras vidas e inserta en nuestras acciones más cotidianas. Es un invitado de piedra constante, que nos paraliza y nos va alejando de nuestro verdadero poder interno, haciéndonos sentir desprovistos de recursos y bien situándonos en una postura de víctimas frente a las circunstancias a nuestro alrededor.

Si bien es cierto que necesitamos vivir y sentir cada una de nuestras distintas experiencias, es muy importante estar conscientes de que existe una energía mucho más grande y potente que el miedo, y que siempre está presente, tal como un día nublado en el que sabemos que existe más luz por sobre lo gris: El amor, como energía revitalizante, limpia y vibrante.

Dentro de mi experiencia personal, mi intención es compartir tres consejos aprendidos e integrados en base a la experiencia constante, el ensayo y error y la inspiración de distintas y grandes personas que me han ayudado a comprender la dimensión general del miedo: No importa la causa ni la vivencia relacionada, el miedo es siempre miedo, y por ello, la invitación es dirigirse hacia adentro:

Vencer Nuetros Miedos
Foto: HoyPadres
  • Abrazar los miedos: Esto es un paso sin duda extraordinario: Convertir al miedo en una parte de nosotros, como lo opuesto al amor, y abrazar y querer esa parte de nosotros, porque nos define y nos da el carácter de seres humanos. Lo divertido de todo, y que logré descubrir, es que tanto el miedo como el amor son inversamente proporcionales. Así, mientras más me enfoco en el amor, menos miedo hay en mi vida, y viceversa. Muchas veces, el miedo surge de nuestra falta de confianza, por lo tanto, es fundamental el lograr imprimir nuestros días con una mayor dosis de confianza y actitud empoderada.

  • Dar el paso: Si bien no es la idea pretender eliminar todos nuestros miedos de una vez o radicalmente, sí es importante reconocerlos e ir dando pasos, pequeños, pero constantes, en camino a nuestros miedos. Si no tenemos claro cuál o cuáles son nuestros miedos realmente, la invitación es a prestar atención a las sensaciones físicas que van acompañando a nuestros miedos, cerrar los ojos enfocándonos ahí y brindarnos amor para que ese miedo se vaya disolviendo. Una buena forma de ir aumentando el amor hacia nosotros mismos es a través del ejercicio de la gratitud.

  • Siempre seguir adelante: No estamos solos, y pedir apoyo es siempre beneficioso si no logramos trabajar nuestros miedos por nosotros mismos. El miedo es natural en nosotros, y por tanto, no es necesario culparnos ni sentirnos mal por mantenerlo en nuestro día a día. En última instancia, no se trata de prestarle atención al miedo, sino que a su opuesto: El amor. Y mientras seamos más amor, el miedo se irá disolviendo de forma gentil y natural, y sin siquiera realizar un gran esfuerzo.

Nuestros miedos pueden ser nuestros grandes aliados si así lo deseamos. Todos ellos nos van invitando a cruzar una línea que nos separa de la grandeza de quienes realmente somos. Como todo en la vida, es una experiencia y un viaje a embarcarse de forma opcional. Lo importante, después de todo, es tener la siguiente certeza: Todo lo que esté dentro de nosotros, y dependa de nosotros mejorar, está siempre en nuestras manos.

Más sobre Espiritualidad

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.