Guía de: Espiritualidad

¿Qué es el Sistema Isha y la expansión de conciencia?

Las enseñanzas incluidas en el Sistema Isha han trascendido fronteras geográficas, religiosas y culturales. Sus seminarios son impartidos y aprendidos por todo tipo de personas.

El sistema Isha llegó a mi vida hace 7 años. En ese entonces, yo me encontraba en un momento en el cual necesitaba encontrar respuesta a varias de las preguntas elementales que me hacía frecuentemente y que guardaban  relación con mi presencia en el mundo, el significado de mi grandeza y la existencia o no de una misión para mí en la vida.

Gran parte de los conceptos que tenía en mi cabeza en cuanto a lo espiritual se vinieron abajo al asistir al primer seminario. Yo esperaba encontrarme, entre otras, con aromas a incienso, personas vestidas de una determinada manera, sentadas en posición de loto y todo transcurriendo en un entorno casi ceremonioso. El presenciar todo lo contrario fue, sin duda, un gran alivio para mí y uno de mis primeros grandes aprendizajes en torno a lo que realmente significa ser espiritual.

Isha
Foto: La Segunda

Las enseñanzas incluidas en el Sistema Isha han trascendido fronteras geográficas, religiosas y culturales.

La presencia de Isha llena todo el lugar. Ella es una mujer muy sencilla, amorosa, con un formidable sentido del humor y perfectamente consciente de todo lo que pasa alrededor. Su asistente y traductora, Annie, es quien la acompaña en todo momento y juntas contribuyen a crear un ambiente de inmensa calidez, claridad y simplicidad como, personalmente, nunca había experimentado.

Las enseñanzas incluidas en el Sistema Isha han trascendido fronteras geográficas, religiosas y culturales. Sus seminarios son impartidos y aprendidos por todo tipo de personas, desde personas ligadas al mundo del espectáculo a grupos de hombres y mujeres en las cárceles. La transversalidad de la enseñanza del Sistema Isha, así como la excelencia en todo el equipo humano que la conforma y rodea, me han conmovido profundamente y han dejado una huella imborrable en mi manera de ver y vivir la vida.

En su libro, “Para qué caminar si puedes volar”, Isha nos habla, entre otras, acerca de la importancia de cultivar nuestra experiencia de amor interno para lograr una vida más plena. A través de técnicas sumamente sencillas y que no requieren esfuerzo, nos permite expandir nuestra conciencia y con ello lograr un estado de calma y dicha interna que pueden volverse permanentes. Más allá de describirlas una a una, mi intención es centrarme en tres conceptos fundamentales que, en lo personal, constituyen lecciones aprendidas e integradas a mi vida diaria:

  • La perfección: Apreciar lo que somos y lo que nos rodea tal cual es y ser conscientes que muchas veces no vemos la panorámica completa de las cosas,  nos hace entender que todo tiene un porqué y que todo lo que vivimos y experimentamos en la vida es siempre una invitación al aprendizaje y crecimiento interno.
  • La gratitud: Dar gracias por nuestra vida, en este momento, y tener claridad acerca de nuestra grandeza, traducida en lo que ya somos y en nuestros dones y talentos, hacen una diferencia realmente significativa en nuestra vida.
  • La unidad: Más allá de nuestras diferencias en nuestra experiencia humana, existe un espacio más profundo que es común a todos: Somos todos Uno y estamos todos conectados por una misma esencia, en comunidad con nuestro entorno. Por tanto, cuanto más amor me doy a mi mismo, más irradio a mi entorno y motivo a otros a buscar lo mismo en su interior.

El Sistema Isha ha logrado mejorar mi calidad de vida en aspectos que nunca creí imaginables y así mismo lo puede hacer con cualquiera de nosotros. Los invito a sumergirse más en esta experiencia a través de su sitio web e informarse acerca de los seminarios que constantemente se imparten por toda Latinoamérica. Lograr una vida con mayor sentido y propósito es algo que está, cada vez, más cerca de todos nosotros y al alcance de nuestras manos.

Más sobre Espiritualidad

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.