Guía de: Espiritualidad

Tres consejos para comenzar el 2013 de la mejor manera

Este año 2013 nos tiene que mover hacia adentro y bucear en nuestras propias bases, que nos permitan hacer aflorar lo mejor de nosotros mismos y, por otro lado, para hacer un aporte al mundo.

Pues bien, ya nos encontramos en el comienzo de este año 2013, luego de un promisorio 2012 rodeado de un gran halo místico. Si bien es cierto que todas las profecías de tragedias y fin del mundo anunciadas no se vieron concretadas (para beneficio de la humanidad)  es muy importante darnos cuenta que, querámoslo o no, a todos nos ayudó, en mayor o menor medida, a voltear nuestra mirada hacia la espiritualidad desde una mirada unificada y global,  y también personal.

Somos todos uno y estamos todos conectados por una misma esencia, más allá de nuestras legítimas diferencias como seres humanos. Y es, precisamente, esa unicidad que nos caracteriza las que nos tiene que mover hacia adentro y bucear en nuestras propias bases, especialmente en aquellas que nos permitan hacer aflorar lo mejor de nosotros mismos para nuestro beneficio y, por otro lado, para hacer un aporte al mundo.

Consejos Comenzar Bien 2013

Foto: Blogs

Muchas veces pasamos confundidos y desanimados ante un mundo que se nos presenta poco inspirador y plano. Esto se hace especialmente intenso cuando ciframos nuestra fuente de alegría y éxito en el logro de objetivos externos, los cuales, muchas veces al final de día, poco resuenan en nuestro interior.

Ese es el punto central de este artículo: Cómo enfrentar un nuevo año sin las mismas cargas del pasado y con un aire renovado, fresco y estimulante?

Los siguientes aspectos, basándome en mi propia experiencia, pueden ayudarnos en ello más de lo que pensamos:

1) Acceder a nuestro poder: Tomemos unos minutos en algún momento del día, en un lugar tranquilo y sin muchas distracciones, y enfoquémonos en escribir todas aquellas cualidades que nos gustan de nosotros mismos, en todos los aspectos. Si no estamos claros, es bueno hacernos la siguiente pregunta: “En qué aspectos soy sobresaliente y hago las cosas mejor?”.

Procuremos mantener esto en un lugar personal y siempre accesible, y recordarnos leerlo cada vez que podamos, especialmente cuando no nos sintamos a gusto con nosotros mismos en algún aspecto.

2) Agradecer: Cada mañana y cada noche tomemos el hábito de repetir la palabra “gracias” mentalmente y varias veces por todo lo bueno que tenemos y por lo que está por venir. La gratitud encierra un sinnúmero de beneficios para nuestra bioquímica interna y nos sitúa en un estado de mayor contemplación y perspectiva frente a las cosas.

3) Diseñar un plan: Si bien es cierto que es importante vivir el momento y fluir con el curso natural de las cosas, es importante establecer ciertos objetivos y poner nuestras capacidades en acción, con determinación y flexibilidad, siendo lúdicos en el proceso.

Una vez completemos los pasos 1) y 2) y estemos inmersos en un estado de mayor plenitud, propongámonos algunos objetivos personales para el presente año, en una escala elevada.

“¿Cómo nos queremos sentir este año?” “¿qué nuevas actividades quisiéramos realizar?” son algunas preguntas a responder. Siempre es bueno enfocarnos desde el punto de vista interior, vale decir, privilegiando aquellas actividades que nos brinden mayor alegría y verdadera satisfacción personal.

Estos tres consejos son solo una pincelada a todo un camino que podemos ir tomando día a día para contar con un nivel de vida mucho más gentil y vibrante. La decisión, es diaria, plenamente posible de realizar y siempre está en nuestras manos llevarla a cabo. Disfruten el proceso!

Más sobre Espiritualidad

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.