Tres pasos para mantener una vida enfocada, una ayuda necesaria

Es sumamente importante para todo ser humano contar con la suficiente claridad respecto de sus propios recursos, fortalezas y habilidades, y así poder enfrentar con mayor entereza el mundo que nos rodea.

Guía de: Espiritualidad

Apreciar nuestros propios valores y puntos buenos para nuestro beneficio y ponerlos al servicio del mundo es una cualidad que no siempre tenemos presente, lo cual es comprensible solo hasta cierto punto. Si bien es cierto que estamos situados en un contexto de ciudad, con ocupaciones, trabajo intenso y responsabilidades a nuestro cargo, siempre hay un momento del día en el cual podemos dejar de movernos de un lado para el otro y volver a nuestro verdadero centro con determinación.

Es sumamente importante para todo ser humano contar con la suficiente claridad respecto de sus propios recursos, fortalezas y habilidades, y así poder enfrentar con mayor entereza el mundo que nos rodea. Muchas veces nos podemos encontrar viviendo de manera bastante robótica, con nuestra mente hablándonos a menudo sin mucho sentido y haciéndonos sentir confusos o inmersos en un estilo de vida del cual pareciéramos tener escaso control, pese a parecer externamente estables y llenos de recursos.

Vida enfocada

Foto: Internet

Hacer un ejercicio de honestidad se hace especialmente necesario en algún momento del día: “¿Estoy haciendo las cosas que realmente me gustan?” “¿Estoy claro respecto de las cosas que quiero ser y lograr?” “¿Sé cuáles son las fortalezas que me pueden llevar a tener una mejor calidad de vida y sobreponerme a situaciones poco gratas?”

Estas preguntas son esenciales para cada uno. En esencia, más allá de lo que estamos haciendo, es importante lo que estamos siendo, así como el enfoque que le damos a cada una de nuestras actividades. En un mundo que ya se nos muestra caótico y confuso, mantener el enfoque es un must do (deber hacer), que nos brinda energía renovada y un mayor sentido de calma interna y propósito.

A continuación, les presento tres sencillos ejercicios para ello:

1) Enlistar nuestras fortalezas: Tomemos diez minutos de nuestro tiempo, en un lugar tranquilo y sin muchas distracciones y escribamos rápidamente y sin parar una lista de todas las cualidades que nos agradan de nosotros mismos. Podemos clasificarlas si deseamos. Lo importante aquí es enumerar tantas como sean posibles y, luego de ello, releerlas, ordenarlas y mantenerlas en un lugar de fácil acceso.

2) Enlistar objetivos para el presente año: Tomemos otros diez minutos en algún momento del día para jugar a enlistar objetivos para este año. Podemos ser tan ambiciosos como queramos, pero tengamos siempre una palabra clave escrita en grande al comenzar esta lista: “Flexibilidad”. Lo importante es que no nos llenemos de actividades por hacer, sino enfocarnos en aquello que de corazón quisiéramos explorar, a nivel de nuestras actividades cotidianas e internamente de modo personal, y que cada uno de esos objetivos los sintamos genuinamente alcanzables.

3) Desarrollar el hábito diario del enfoque: Al despertarnos y al terminar el día, hagamos el ejercicio de revisar ambas listas. Podemos tenerlas escritas en nuestro teléfono o en un lugar en el que podamos revisarlas frecuentemente. Si no nos sentimos cómodos con algo en las listas o queremos agregar otros aspectos, bienvenidos sean. El punto central es familiarizarnos con ese espacio, concreto y visible ante nosotros, y destinar unos minutos para volver a recordarnos nuestros puntos fuertes, redireccionarnos ante lo realmente importante y nuestras metas para el año, energizarnos con ello y ser flexibles en el proceso.

Estos tres ejercicios son sumamente sencillos de realizar e integrar en nuestro día a día. Darnos el tiempo para reflexionar y  pulir nuestro mundo interno es una tarea fundamental, que brindará mayor pasión, claridad y alegría a nuestros días. El poder de cambiar y ser mejores siempre está en nosotros.

Más sobre Espiritualidad

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.