Imágenes increíbles: Un “agujero” solar, la Tierra distante y el cometa del siglo

En los últimos días, tres diferentes imágenes espaciales han cautivado a los medios. Obsérvalas a continuación.

La exploración del espacio exterior permanentemente nos entrega imágenes realmente llamativas. Ellas, muchas veces cautivan no sólo a la comunidad científica, sino que a los medios de comunicación masiva. En el último tiempo, aquello es cada vez más recurrente y plenamente justificado por los sorprendentes descubrimientos o proezas tecnológicas que su obtención encierra. Te invito a disfrutar de tres de estas llamativas imágenes expuestas en los últimos días.

Nuevamente la Tierra en la distancia

El ejercicio de fotografiar la Tierra desde distantes naves espaciales, no es nuevo. Pero cada vez que lo hacemos, los equipos implicados son mucho más sofisticados y las imágenes de una mejor calidad.

La NASA presentó recientemente un set de imágenes en donde la Tierra es un protagonista distante. Ellas  fueron capturadas el pasado 19 de julio, desde dos naves espaciales que actualmente orbitan otros planetas.

Imágenes increíbles

Foto: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

En esta imagen tomada 19 de julio de 2013, fue obtenida por la cámara de gran angular de la nave espacial Cassini. Presenta los anillos de Saturno y el planeta Tierra y su luna en el mismo marco.

En ambas imágenes, es posible observar a nuestro planeta y la Luna, como diminutas balizas luminosas a millones de kilómetros de distancia en el espacio.

  Imágenes increíbles

Foto: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

La Tierra y la Luna desde Saturno.

La Nave espacial Cassini, de la NASA, capturó las imágenes en color de la Tierra y la Luna desde su posición en el sistema de Saturno, a 1,5 mil millones de kilómetros de distancia de nuestro planeta. Por su parte, MESSENGER, en órbita al planeta Mercurio, tomó una imagen en blanco y negro a una distancia de 98 millones kilómetros.

En las imágenes obtenidas por Cassini, la Tierra y la Luna aparecen como simples puntos.

Esta es la primera vez que la cámara de mayor resolución de la Cassini capturó la Tierra y su luna como dos objetos distintos. Imágenes de la Tierra desde el exterior del sistema solar son raras, porque desde esa distancia, la Tierra aparece muy cerca de nuestro sol.

En la imagen de MESSENGER, la Tierra y la Luna están a menos de un píxel, pero aparecen de mayor tamaño, ya que están demasiado expuestos. Las exposiciones largas son necesarias para capturar tanta luz como sea posible de los objetos potencialmente débiles. Por consiguiente, los objetos brillantes en el campo de visión se saturan y aparecen artificialmente grandes.

Imágenes increíbles

Foto: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute and NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Carnegie Institution of Washington

Estas imágenes muestran vistas de la Tierra y la Luna de la Cassini en Saturno (izquierda) y la nave espacial MESSENGER en Mercurio (derecha) del 19 de julio de 2013.

¿Un agujero en el Sol?

Gracias al uso del Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO), desarrollado y operado por la Agencia Espacial Europea (ESA) y la NASA, se pudo obtener una sorprendente imagen de lo que es denominado un “agujero coronal”, este en particular es de un tamaño gigantesco, y se localiza sobre el polo norte del Sol. La imagen fue obtenida el pasado 18 de julio.

Imágenes increíbles

Foto: ESA&NASA/SOHO

SOHO, captó esta imagen de un gigantesco agujero coronal que se cierne sobre el polo norte del Sol, el 18 de julio de 2013.

Los agujeros coronales, son regiones oscuras y de baja densidad de la atmósfera exterior del Sol (la corona). Ellos contienen poco material solar, tienen temperaturas más bajas, y por lo tanto, parecen mucho más oscuros que su entorno.

Agujeros de la corona son una característica típica en el sol, aunque aparecen en diferentes lugares y con más o menos frecuencia en diferentes momentos del natural ciclo de actividad solar. Actualmente, el ciclo de actividad está incrementándose hacia lo que se conoce como máximo solar, previsto para finales de 2013. Durante esta parte del ciclo, el número de agujeros de la corona disminuye.

Los agujeros son importantes para nuestra comprensión del clima espacial, ya que son la fuente de un viento de alta velocidad que impulsa a las partículas solares que fluyen desde nuestra estrella (tres veces más rápido que el viento más lento en otros lugares). Aun no está claro lo que causa agujeros coronales, pero si se sabe que se correlacionan con áreas en el Sol donde los campos magnéticos se disparan.

ISON un cometa prometedor

Utilizando el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA, un equipo de astrónomos ha observado lo que al parecer son fuertes emisiones de dióxido de carbono, emanadas desde el ya famoso cometa ISON (el que muchos esperan se transforme en el “cometa del siglo”). Estas observaciones son parte de un seguimiento permanente a la espera de su pasada a través del sistema solar interior en los últimos meses de 2013.

Las imágenes capturadas el pasado 13 de junio, con la cámara infrarroja incorporada al Spitzer, indican que la emanación permanente y progresiva del dióxido de carbono, una “efervescencia” que también incluye el desprendimiento de grandes cantidades de polvo,  ha generando una cola que ya tendría alrededor de 300,000 kilómetros de largo.

Imágenes increíbles

Foto: NASA/JPL-Caltech/JHUAPL/UCF

Estas imágenes del cometa C/2012 S1 (ISON) fueron tomadas el 13 de junio, cuando ISON estaba a unos 500 millones de kilómetros del sol.

Las estimaciones indican que ISON emite alrededor de 1.000.000 de kilogramos de gas y alrededor de 54,4 millones de kilogramos de polvo todos los días. Al momento de realizar las observaciones, el cometa ISON se encontraba a  502 millones kilómetros del sol, unas 3,35 veces más lejos que la Tierra. Estas observaciones de ISON son únicas y son las bases para más observaciones y descubrimientos, como parte de una campaña integral de seguimiento. Los datos obtenidos de este cometa pueden ayudar a explicar la formación del Sistema Solar.

El Cometa ISON (oficialmente conocido como C/2012 S1) tiene actualmente unos 4.8 kilómetros de diámetro, aproximadamente el tamaño de una pequeña montaña, y un peso de entre 3.2 millones y 3,2 billones de kilogramos. Debido a que el cometa esta aún muy lejos, su verdadero tamaño y la densidad no se han determinado con precisión. El cometa pasará a 1.160.000 kilómetros del sol el próximo 28 de noviembre.  En el proceso, los diferentes gases que lo componen se están calentando hasta el punto de evaporación, revelándose a los instrumentos de observación en el espacio y en la superficie terrestre

Más sobre Exploración Espacial

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.