Nasa atenta por gigantesco asteroide que pasará cerca de la Tierra

Si bien no intimida a los expertos, dado que su distancia de aproximación máxima no presenta riesgo alguno de colisión con la Tierra, su gran tamaño, si lo destaca como un vagabundo espacial de cuidado.

La agencia espacial estadounidense NASA, se encuentra actualmente estudiando el asteroide clasificado como 1998 QE2, cuyo tamaño ha sido estimado en unos 2.7 kilómetros de diámetro. El asteroide 1998 QE2 fue descubierto el 19 de agosto de 1998 por el Massachusetts Institute of Technology en virtud del programa Lincoln Near Earth Asteroid Research (LINEAR) en Socorro, New Mexico.

El asteroide se acerca progresivamente a la Tierra para pasar a una distancia relativamente pequeña (en términos espaciales), alcanzando en su máxima aproximación el próximo 31 de mayo, a las 20:59 UTC, los 5,7 millones de kilómetros de nuestro planeta. A juicio de los investigadores, este es el mayor acercamiento que tendrá el asteroide en los próximos 200 años.

Asteroide Tierra

Foto: NASA/JPL-Caltech

Órbita del 1998 QE2.

Dilucidar sus características

Tomando en consideración que la distancia de máxima aproximación no presenta riesgo alguno para la Tierra, son otras las características de esta gigantesca roca espacial las que concitan la atención científica.

Los investigadores han programado desde ya un seguimiento permanente del asteroide, y en lo específico, entre el 30 de mayo próximo y 9 de junio, se desarrollará en diversas instalaciones astronómicas una extensa campaña de observación.

Los investigadores utilizarán una antena de 70 metros en Goldstone, California, y el reconocido Radioobservatorio de Arecibo, en Puerto Rico. Ambos centros trabajarán bajo un sistema de imágenes complementarias, con el objetivo de obtener una serie de fotos de alta resolución que podrían revelar una gran cantidad de características de su, hasta ahora, desconocida superficie.

Asteroide Tierra

Foto: Nasa

Radioobservatorio de Goldstone

La aproximación de esta gigantesca roca espacial, representa una importante oportunidad científica para estudiarla en detalle, y definir con cierto grado de certeza, su tamaño, forma, rotación, características de la superficie, y si hay algo de suerte, algunos antecedentes de su origen. Pudiendo también aportar con antecedentes sobre la formación de nuestro sistema planetario.

Interesante ejemplo de lo que hay afuera

Cabe destacar que al margen de las consideraciones científicas, no podemos dejar de recordar que recientemente nos hemos visto impactados por los eventos de caída de asteroides en Rusia y Argentina, y en consideración al diminuto tamaño de los cuerpos protagónicos de tales incidentes, en comparación con el gigantesco tamaño del asteroide 1998 QE2, con justa razón deberíamos estar preocupados.

Lo anterior, da cuenta de una sensación compartida con el mundo científico, y solo a modo de ejemplo, podemos destacar que la NASA y otras agencias espaciales como la Agencia Espacial Europea (ESA), están dando una alta prioridad al seguimiento de asteroides y el desarrollo de estrategias o sistemas de protección planetaria..

EE.UU. específicamente,  ha desarrollado el más robusto y productivo programa de detección y localización de objetos cercanos a la Tierra, descubriendo hasta la fecha más de un 98 por ciento de los asteroides cercanos (NEOs) conocidos. En 2012, el presupuesto NEO de NASA se incrementó de US$ 6 millones a US$ 20 millones.

Más sobre Exploración Espacial

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.