NASA y amenaza de grandes asteroides: ¡Recen!

El lado espiritual del administrador de la NASA quedó en evidencia, cuando fue consultado sobre el real peligro de los asteroides en una comisión del congreso estadounidense.

Sin entender realmente que la amenaza de los asteroides se ha vuelto un tema de alarma pública tras lo ocurrido en Rusia y desatendiendo la evidente recomendación de no expresar ideas polémicas que la misma agencia ha hecho a sus científicos, tras algunos conflictos comunicacionales, el administrador de la agencia espacial estadounidense NASA, Charles Bolden, no encontró nada mejor que invitar a rezar frente a la amenaza de un asteroide.

Charles Bolden

Foto: NASA

Administrador de la NASA Charles Bolden

Sus alarmistas declaraciones, inmediatamente han generado revuelo mediático, tras dejar en evidencia que de momento el planeta esta en un estado de real indefensión frente a la significativa amenaza que representan los asteroides. Y lo más preocupante, es que también evidencia la precariedad de los teóricos sistemas de defensa planetaria propuestos con anterioridad y cuyo desarrollo actual es dudoso.

Aunque también es posible que las tajantes declaraciones de Bolden representen una maniobra oportunista para obtener a mayores fondos para áreas de investigación y desarrollo en la agencia espacial.

La historia y Chelyabinsk como ejemplos

Cabe destacar que, el  impacto de una roca espacial de un kilómetro de diámetro podría poner fin a nuestra civilización y de paso terminar con un número considerable de especies, algo que ya ocurrió en el pasado y sobre lo cual ya hemos hablado en artículos anteriores. Sin embargo, los antecedentes del pasado no han resultado tan significativos para los gobiernos y la población en general a la hora de tomar con real seriedad el problema como lo ocurrido el pasado mes de febrero, cuando junto al sobrevuelo cercano de un asteroide, otro cuerpo de menor tamaño sembró el terror en Rusia.

No hay duda que la NASA ha estudiado muy bien las repercusiones del evento ruso de Chelyabinsk, el pasado 15 de febrero, cuando un asteroide de tan sólo 17 metros se desintegro a solo unos 20 kilómetros de altura y produjo ondas de choque que destruyeron ventanas y edificios, hiriendo a más de 1200 personas.

Por ello y copiando en cierta medida la reacción de sus pares rusos, Bolden parece haber visto una oportunidad cuando se presentó ante la Comisión de Ciencias en el Congreso de Estados Unidos, y expuso su parte más espiritual, señalando que de momento solo cabe rezar si un asteroide se dirigiera a Nueva York.

En referencia a lo ocurrido en febrero, Bolden también señaló que, estos eventos “sirven como prueba de que vivimos en un sistema solar activo, con objetos potencialmente peligrosos que pasan por nuestro vecindario con una frecuencia sorprendente”.

Lo más preocupante

Si bien la NASA se siente orgullosa de haber encontrado y dar segimientoa lo que se estima es cerca de un 95% de los objetos de mayor tamaño que se pudieran aproximar preocupantemente a la Tierra, específicamente objetos de cientos o miles de metros. En relacion a los más pequeños, aquellos como el que asoló la región rusa y que son capaces de destruir pueblos o ciudades solo se conocen según las estimaciones de la propia agencia el 10%, hablamos de una estimación de 10.000 potenciales asteroides “asesinos de ciudades” como los denominó John Holdren, asesor científico de la Casa Blanca.

Y si  bien Bolden trató de relativizar el peligro, al señalar que objetos de diámetros de 50 metros, en promedio, podrían impactar la Tierra una vez cada 1.000 años y actualmente no hay antecedentes de ningún asteroide que amenace la población, también fue claro a la hora de indicar que el factor del tiempo de detección era vital y que “si viene en tres semanas, recen”.

Más sobre Exploración Espacial

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.