Telescopio espacial de la NASA casi es destruido por satélite soviético

Un satélite espía soviético casi destruye un costoso telescopio espacial de la NASA. Fuentes de la agencia ejemplificaron con este incidente el gran peligro que representa la basura espacial.

A pesar del paso de los años, remanentes espaciales de la Guerra Fría aún causan problemas a las actuales misiones espaciales. Aquello quedó de manifiesto hace un año, cuando el satélite espía de la extinta Unión Soviética, Cosmos-1805, estuvo a punto de colisionar en órbita con el sofisticado telescopio espacial Fermi, uno de los más importantes telescopios espaciales de la NASA y cuyo costo asciende a unos 690 millones de dólares.

Telescopio espacial Fermi

Foto: NASA

Telescopio espacial Fermi

Un espía abandonado

Enviado al espacio en 1986, el satélite espía estaba destinado a la observación permanente de la armada estadounidense e integraba un secreto sistema de espionaje radio-tecnológico. Tras la caída de la URSS, la nave fue abandonada a su suerte, transformándose en una más de tantas estructuras que conforman una gran nube desechos (Ver: “Basura espacial: Un fenómeno alarmante y muy peligroso”), que se desplazan sin control en la órbita terrestre.

De no mediar medidas inmediatas por parte de la NASA, El 4 de abril de 2012, el satélite espía protagonizaría un dramático incidente, ya que estaba a punto de destruir el telescopio estadounidense Fermi. Sin embargo, la amenaza fue anticipada por los científicos de la NASA, quienes un mes antes se avocaron a dar seguimiento a las trayectorias de ambas plataformas.

Evitando un choque colosal

Según los primeros antecedentes obtenidos, los especialistas estimaron que ambos satélites pasarían a una distancia de apenas 213 metros. Posteriormente, a sólo días de la supuesta colisión, se determinó que los satélites iban a coincidir en un mismo punto del espacio con una diferencia de tan sólo 30 milisegundos.

Las estimaciones también indicaron que la colisión del telescopio Fermi y el satélite espía se produciría a una velocidad de 17 kilómetros por segundo, un choque que naturalmente destrozaría ambos aparatos en su totalidad y podría generar una lluvia de escombros que potencialmente pondrían en riesgo otros satélites.

Los científicos a cargo de Fermi, decidieron desplazar el telescopio espacial, una maniobra compleja para evitar todo riesgo de colisión. La única posibilidad para logarlo era encender los motores a reacción del telescopio, pensados  originalmente para sacarlo de su órbita una vez que termine su vida útil. Esta maniobra fue sumamente riesgosa, dado que los motores nunca se habían encendido por motivos de seguridad.  El 3 de abril, los ingenieros dieron la orden de detener los trabajos de investigación del telescopio, retraer los paneles solares y desviar la antena de comunicaciones, tras ello, los motores se encendieron al unísono y sin problemas, sólo entonces todos los investigadores pudieron respirar tranquilos, Fermi escapó de la amenaza soviética cuando ambas naves estaban a una distancia de cuatro kilómetros.

Futuras misiones en riesgo

La NASA, habría liberado esta información con un año de retraso para informar sobre el problema de la contaminación del espacio más cercano a la Tierra, y justo cuando este tema parece esta más presente que nunca. De hecho, recientemente  el satélite Pegaso, puesto en órbita el pasado mes de abril, sobrevivió a una colisión lateral con restos de un cohete soviético lanzado en 1985, según lo informado por  Ronnie Náder, director de la Agencia Espacial Civil Ecuatoriana (EXA).

Lamentablemente el primer satélite ecuatoriano, aunque pudo seguir transmitiendo quedó girando sobre si mismo  de manera en que la antena no puede orientarse a la Tierra. Náder, también señaló que los restos impactaron y cambiaron levemente la inclinación de otro satélite, de origen argentino que viajaba cerca de Pegaso y que fue lanzado coincidentemente el mismo día y en el mismo cohete.

Más sobre Exploración Espacial

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.