Un científico hiperventilado puso en aprietos a la NASA

Hace unos días, declaraciones de un científico de la NASA causaron gran revuelo mediático, incluso en medios especializados. Ahora, la agencia se desmarca y el anuncio se diluye.

El pasado 23 de noviembre, al  percatarme del gran revuelo mediático generado por declaraciones del principal investigador de la misión MSL Curiosity, John Grotzinger concedidas en una entrevista a la radio pública de Estados Unidos (NPR) y luego complementadas en diversos medios especializados, publiqué el artículo “¿Vida en Marte?: Gran revuelo por hallazgo del Curiosity”. En aquel momento y parafraseando al propio Grotzinger, la información prometía realmente mucho. Sin embargo, rápidamente la expectativa se transformo en desilusión, luego que los propios colegas del investigador y la NASA restaran credibilidad a las declaraciones o simplemente interpretaran el revuelo generado como una exageración mediática, resultado de una mala interpretación de los dichos del científico.

Imagen Rocknest 3

NASA/JPL-Caltech/Malin Space Science Systems

Roca marciana llamada "Rocknest 3", observada por el vehículo explorador Curiosity.

Así las cosas, se llegó al 3 diciembre, día del gran y esperado anuncio, sin esperanzas de contar con información a la altura de lo predicho por Grotzinger, quien de seguro tiene muy claro que no fue muy prudente en sus dichos, y evidentemente debe comprender el gran problema comunicacional en el que involucró a la agencia, tras pasarse de revoluciones.

La NASA culpa a los medios

En un comunicado de la NASA, distribuido por el Jet Propulsion Laboratory (JPL), ha señalado en relación al revuelo causado por los dichos de Grotzinger que, “los rumores y especulaciones respecto a que se han producido importantes descubrimientos en esta primera etapa de la misión son incorrectos”. Añadiendo que, “la conferencia de prensa será una actualización sobre el primer uso de la gama completa de instrumentos analíticos del rover para investigar una deriva de suelo arenoso”.

Entre los diversos tipos de sustancias que el vehículo explorador Curiosity está buscando se encuentran compuestos orgánicos. Pero en este punto de la misión, “los instrumentos en el rover no han detectado ninguna evidencia definitiva de compuestos orgánicos marcianos”, señala el comunicado.

Rover Curiosity

NASA/JPL-Caltech/Malin Space Science Systems

Autorretrato del Curiosity, imagen obtenida por la cámara incorporada en su brazo robotizado.

Y el comunicado concluye aclarando que, “el Curiosity lleva menos de cuatro meses en una primera misión de dos años para investigar si las condiciones en el cráter Gale pudieron haber sido favorables para la vida microbiana. El vehículo y sus equipos están superando todas las expectativas de esta nueva misión con todos los instrumentos y sistemas de medición funcionando bien. Esto es espectacular para un sistema tan complejo, y que es operado desde la Tierra. La misión ya ha encontrado un antiguo lecho de río en el planeta rojo, y hay muchas expectativas de notables descubrimientos aún por venir”.

Más allá de las aclaraciones, alguien cometió un error

En muchas oportunidades, las instituciones científicas manifiestan su descontento por la forma en que un tema científico es abordado por los medios de comunicación. Ediciones inapropiadas o interpretaciones erradas acompañadas de antecedentes incorrectos, dan origen a notas que ciertamente desfiguran la información científica original y por cierto que, en muchas ocasiones los investigadores tienen absoluta razón, pero este no parece ser el caso.

A todas luces, el abrumador marketing de la agencia, conjugado con frases inapropiadas en un momento y medio inadecuado, entregadas por un científico de gran reconocimiento, no solo contibuyó con los leños, sino que prendió una fogata donde la credibilidad de la agencia ha salido al menos chamuscada. Una circunstancia que no ha sido única, puesto que se suma al incomodo temita del meteorito marciano o los microbios que se alimentan de arsénico.

¿Novedades de mercurio para distraer la atención?

Seguramente las alarmas de la agencia sonaron con fuerza los primeros instantes que la información alcanzo un amplio grado de cobertura, y por tanto, deben haberse evaluado diversas estrategias para enfrentar estas circunstancias y bajar la ansiedad. De manera inmediata se distribuyeron los desmentidos, se recurrió a exposiciones claras sobre las reales capacidades del vehículo y se cerraron las puertas a descubrimientos históricos.

Pero quizás, lo que ha llamado mayormente mi atención, fue la rápida aparición de sorprendentes antecedentes que no dicen relación con el planeta Rojo, sino que dan cuenta de un camarada menos ostentoso, el pequeño planeta Mercurio, información que publicamos en el artículo del pasado viernes con el titulo “Gran hallazgo: Hielo de agua y material orgánico en Mercurio”. En definitiva, tengo la impresión que la agencia se jugo una carta que tenía guardada para otra oportunidad, con el simple objetivo de aminorar las críticas.

Por último, es evidente que los grandes anuncios sobre el Planeta Marte deben quedar postergados hasta que aparezca algo a la altura de las expectativas, expresando meridiana claridad y certeza científica, y apostar por una correcta divulgación por los canales oficiales correspondientes.

Más sobre Exploración Espacial

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.