Guía de: Feng Shui

¿Qué son el yin y el yang y cómo aplicarlos?

Son muchos los libros y artículos de Feng-Shui donde se describen detalladamente los conceptos de Yin y Yang que se utilizan para calificar y armonizar un espacio.

Uno de los principios básicos en Feng-Shui es la dicotomía entre yin y yang.  Son muchos los libros, artículos de Feng-Shui donde se describe detalladamente estos conceptos que se utilizan para calificar y armonizar un espacio, pero ¿cómo los entendemos y aplicamos en nuestro entorno?

Primero hay que entender que las cosas pueden verse en términos de dos tipos de energía: pasiva y activa, o yin y yang. Cada signo sólo puede evaluarse comparativamente, porque ninguna cosa es absolutamente yin o yang. El yin y el yang no son fuerzas opuestas, que se enfrentan una a la otra, como ocurre con los conceptos religiosos del bien y el mal, sino que se trata de opuestos complementarios tan interrelacionados, que la existencia de uno precisa de la existencia del otro y de cuyo equilibrio depende la armonía de los fenómenos y, en el caso de nuestros  entornos, el bienestar y la fortuna.

Ying Yang

Foto: terapeutazenshiatsu.com

Las cosas pueden verse en términos de dos tipos de energía: pasiva y activa, o yin y yang.

De la unión de estos dos polos opuestos, surge el equilibrio y el balance dinámico que se manifiesta como el Tai Chi, que se asemeja al Tao que es la unidad absoluta del Todo. Del Tao original surge toda manifestación, cada parte se relaciona con una cualidad o característica. Las cualidades yin y yang son polos opuestos que se necesitan, se complementan y se ciñen mutuamente en infinitas variaciones.

A través de la teoría del yin y el yang que surgió hace miles de años en el texto clásico chino I Ching o libro de los cambios, el Feng-Shui analiza y trabaja los entornos. Esta teoría señala que lo fundamental del concepto de yin y yang es la comprensión de que todo se encuentra en continuo  movimiento y cambio, de que absolutamente nada permanece fijo e invariable, que todo en la naturaleza evoluciona, y que en ningún momento se mantiene estancado y parado en el tiempo. A través de esta teoría, los orientales se explicaban todos los fenómenos de la naturaleza, como los cambios estacionales, del día y de la noche, el frío y el calor, el viento y el agua, ciclos de la tierra y el cielo que deben mantenerse y cumplirse para lograr el equilibrio y hacer que el Chi fluya naturalmente.

El Yang es activo, masculino, dominante y positivo. Está colmado de poder y de energía. El Yin es receptivo, femenino, complaciente y nutriente, negativo (en cuanto a polaridad), pasivo, espiritual y profundo. Etimológicamente hablando, “Yin” significa  “el lado de la montaña que da a la sombra”, y el significado literal de Yang es “el lado que da al sol”. Se considera yin todo lo que tenga características o tendencias similares al agua, como por ejemplo, la frialdad, la oscuridad y la tendencia hacia abajo; y, yang todo lo que tenga características similares al fuego, como por ejemplo la calidez, la brillantez y la tendencia hacia arriba. La categoría yang es más dinámica, activa y se manifiesta externamente frente a la categoría yin que es más pasiva, interiorizada e intrínseca, menos evidente.

Cada objeto, situación o elemento se relaciona con estas cualidades duales. El Feng-Shui procura encontrar un equilibrio de estas cualidades. Mientras existe un equilibrio se traduce en bienestar y buena fortuna, en cambio, mientras domina una de las dos polaridades se rompe el equilibrio y aparecen los conflictos en distintos aspectos de nuestras vidas. Todo exceso o carencia de yin o yang influye en el chi o energía de forma inconveniente. En nuestros ambientes esto es lo primero que podemos observar y percibir como práctica del Feng-Shui.

Bibliografía:

1)  Feng-Shui la armonía con el entorno, de María Jesús del Águila, editorial El Ateneo.

2)  Guía completa ilustrada del Feng-Shui, de Lillian Too, editorial Oniro.

Más sobre Feng Shui

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.