Guía de: Fenómenos Paranormales

¿Chupacabras capturados por EE.UU. en Chile?

Hace años un fuerte rumor conmocionó al Norte Grande de nuestro país. Personal de la Nasa habría visitado en forma subrepticia la zona para capturar tres ejemplares de la mítica especie chupacabras.

La noticia, fechada hace más de una década, causó revuelo, sorpresa, risas o incredulidad. Personal especializado de la Agencia Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) había visitado en secreto nuestro país, aunque no para instalar algún supertelescopio o firmar un convenio con alguna entidad gubernamental. El motivo no era otro que capturar y trasladar a Estados Unidos a tres animales conocidos como los míticos “chupacabras”.

Los animales, según reveló en su momento Cristián Riffo, dirigente del grupo ufológico Ovnivisión Chile, habrían sido llevados a Estados Unidos debido a que serían parte de un experimento genético que los norteamericanos habrían realizado en el Desierto de Atacama. La captura de los tres chupacabras, por cierto, habría sido posible con  la ayuda de personal del Ejército chileno.

“Los animales capturados medirían un metro y 20 centímetros de estatura, su desplazamiento sería en zig-zag, contaría con rasgos humanoides en el rostro y su cuerpo se asemejaría a un mandril. Uno de los conscriptos del ejército chileno habría fallecido en las tareas de captura debido al ataque de una de estas bestias, lo que por supuesto fue ocultado a la opinión pública”, aseguró Riffo.

Chupacabras

Foto: aeromental.com

El chupacabras sería parte de un experimento genético de EE.UU.

La persecución y captura de los ejemplares habría sido presenciada también por varios lugareños. Fue el caso de Mario Ramos, un conocido y respetado habitante de San Pedro de Atacama, quien ratificó a su pesar que un soldado había muerto en las faenas de captura.

Muertes misteriosas

La denuncia de Riffo, por supuesto, desató mucha controversia. Muchos lo acusaron de tener “demasiada imaginación” y otros lo tildaron simplemente de irresponsable o mentiroso. Pero lo incontestable fue que en los meses previos se habían producido cientos de  inexplicables muertes de cabras y auquénidos, que aparecieron desangrados, con dos piquetes a la altura de la yugular y sin heridas secundarias. Los corrales techados donde se encontraban estos animales fueron hallados inviolados, y no había vestigios tampoco de los presuntos victimarios.

Por esos mismos días un obrero que viajaba en bicicleta por los alrededores de la localidad de María Elena aseguró a la prensa que escuchó extraños gruñidos por lo que decidió detener la marcha. Cuando se apeó del vehículo, aseguró haber visto un perro muerto que yacía a los pies de una criatura indescriptible, de ojos muy brillantes.

Los ataques no se remitieron a una sola zona. En localidades como Licanantai, Calama, Baquedano, Sierra Gorda o la caleta de Hornitos, se reportaron no sólo extrañas muertes de caprinos, llamas y alpacas, sino que también de conejos, gatos y perros guardianes. A lado de los animales muertos se encontraron huellas inexplicables, que no se podían atribuir a ningún animal perteneciente a la fauna altiplánica.

Jaime Ferrer, director de Calama UFO-Center, agrupación dedicada a la investigación del fenómeno ovni, entrevistó a decenas de testigos, quienes le dijeron que el responsable de los ataques era un ser de un metro de alto, con pelaje gris, piernas largas y muslos gruesos, muy ágil, sin alas y que caminaría indistintamente en dos o cuatro patas. “Estas especies son esencialmente de hábitos nocturnos, lo cual complica mucho su detección. Pero pudimos establecer que se asemejan mucho a un simio, mezclado con cánido, felino y reptil. Algo que obviamente resulta totalmente desconocido dentro de nuestra fauna terrestre y que deambula por nuestra zona”.

El Servicio de Salud de Calama, tras investigar algunos de los ataques, insistió en que la muerte de los animales se debió a la acción de perros hambrientos o de “seres humanos quienes, aprovechando la inquietud de la comunidad, han elaborado montajes para hacer creer la acción del mentado Chupacabras”.

Ferrer, frente a esta declaración, replicó lo siguiente. “Si se hubiese tratado de perros hambrientos, al menos se habrían comido uno de estos animales, pero muy por el contrario, los animales no presentaban evidencias de mordiscos o desgarros. La mayoría de las víctimas eran hembras preñadas y presentaban un profundo orificio en su costado derecho, característico del ataque del llamado “Chupacabras, aunque yo prefieron llamarlos depredasangres”, insistió.

Con respecto a la presencia de personal norteamericano de la NASA en la zona norte, Ferrer comentó que “la cantidad de testigos fidedignos que afirman haber visto aeronaves con el logotipo de este organismo norteamericano, como extraños vehículos que no cumplían las normas reglamentarias vigentes, además de muchos otros hechos, muy largos de explicar, nos indican que, sin duda, éstos participaron directamente en la búsqueda y cacería de estos depredadores”.

A más de una década de esos hechos, los reportes de ataques a animales disminuyeron, por lo que muchos comenzaron a preguntarse ¿Qué pasó con los presuntos chupacabras en el norte? ¿Algunos ejemplares fueron llevados en secreto a Estados Unidos? ¿O emigraron a la zona central de nuestro país en busca de más presas? ¿O son sólo divagaciones y el producto de la fantasía popular? Usted decide.

Más sobre Fenómenos Paranormales

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.