Guía de: Fenómenos Paranormales

El fantasma que aterrorizó a la Princesa Leia

La actriz Carrie Fisher, mundialmente célebre por interpretar a este personaje en la mítica saga de “La Guerra de las Galaxias”, pasó por una terrorífica experiencia paranormal.

La carrera cinematográfica de la actriz Carrie Fisher era bastante prometedora. Como hija de dos celebridades norteamericanas (el cantante Eddie Fisher y la actriz Debbie Reynolds), parecía destinada a un futuro igualmente esplendoroso en el mundo del espectáculo, sin embargo, sus propios excesos personales e incluso presencias del Mas Allá fueron mermando de a poco sus posibilidades.

Carrie Fisher comenzó interpretando papeles menores en el cine hasta que le llegó la oportunidad de su vida: tras personificar a la bella y carismática Princesa Leia Organa en la trilogía original de “Star Wars”, la actriz logró un reconocimiento instantáneo y mundial entre los millones de fans de la serie. Pero, al mismo tiempo, comenzarían también sus primeros coqueteos con el alcohol y las drogas (ella misma ha confesado que filmó varias escenas de “La Guerra de las Galaxias” y “El imperio Contraataca” bajo los efectos de la cocaína y la marihuana).

Princesa Leia
Foto: Guioteca
En el 2005, 22 después de su última interpretación en la mítica saga espacial de George Lucas, la actriz parecía renacida. Tras superar un matrimonio infeliz y sus antiguas adicciones, Fisher llevaba una vida asaz tranquila, no obstante, el 26 de febrero de ese año sobrevendría una tragedia.

Trágica muerte

Ese día, Gregory Stevens, un eficiente asesor de comunicaciones del partido Republicano, había pasado a visitar a Fisher. El recién llegado, que se había quedado a alojar en la pieza de invitados de la actriz, eso sí, no estaba pasando por un buen momento. Los rumores sobre su oculta condición sexual estaban corriendo cada vez con más rapidez, lo que podría afectar a la larga su prometedora carrera política.

Carrie Fisher, tras departir con su amigo, lo dejó en una habitación de la planta alta. Horas más tarde fue a verlo de nuevo, pero cuando entró a la pieza quedó consternada. Stevens yacía tirado inerte y sin vida, rodeado de licor y numerosas pastillas, un verdadero cocktail mortal que, según determinó posteriormente su autopsia, fue el que le provocó la muerte.

La actriz quedó desconsolada, pero sus problemas estaban recién comenzando. “A las semanas siguientes de su muerte comenzaron a ocurrir extraños acontecimientos en mi casa. Las luces se encendían y se apagaban solas, los grifos del agua se abrían sin que nadie los moviera y muchas veces, cuando estaba sola, sentía el ruido de pasos caminando por el segundo piso de la casa. Yo sabía muy bien que se trataba de Gregory”, explicó la actriz quien, por culpa de estos hechos, terminó por desmoronarse emocionalmente, recayendo de nuevo en el alcohol y las drogas.

Sin embargo, a diferencia de sus excesos de juventud, la actriz reconoció esta vez públicamente su problema de toxicomanía y buscó ayuda profesional. En cuanto a los sucesos paranormales que ocurrían en su casa, poco a poco éstos fueron remitiendo hasta desaparecer. “Creo que esos extraños fenómenos fueron provocados por las mismas circunstancias de la muerte de mi amigo. Él, de alguna manera, todavía no descansaba en paz”, aventuró.

Más sobre Fenómenos Paranormales

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.