Guía de: Fenómenos Paranormales

El increíble caso del hombre que aseguró haber atrapado un duende real y lo mostró

La imagen era impactante, pues dentro de una jaula, aparecía un monstruoso duende, criatura a la que mantuvo encerrada durante varios días en su casa.

Ariel Hernández, un habitante de la ciudad argentina de San Juan Chimbas, se transformó en el año 2009 de la noche a la mañana en toda una celebridad local. Y el motivo no era baladí, pues el hombre no sólo afirmó haber atrapado un duende de verdad, sino que incluso se dejó fotografiar junto a la criatura, la que apareció posteriormente en las imágenes encerrada en una jaula, con aspecto de ser humano contrahecho y con expresión contrita.

Según relató Hernández a los medios de prensa de su ciudad, la captura del enigmático ser se produjo cuando transitaba por un cementerio ubicado cerca de su lugar de su trabajo. “Me fijé que entre las lápidas circulaba un ser muy pequeño, de unos 30 a 35 centímetros de altura, que no era parecido a nada que yo hubiera visto antes. Así que me agazapé en la oscuridad, esperé que se acercara y le arrojé mi campera (chaqueta) para atraparlo. Cuando lo capturé lo llevé a mi casa y lo encerré en una jaula”, reveló.

Duende
Foto: Diario De Cuyo-Argentina

Hernández precisó que el duende, desde el momento mismo de su captura, emitía de vez en cuando unos chillidos aterradores que asustaban e inquietaban sobre todo a los perros. “No hablaba una palabra, sólo soltaba esos chillidos espeluznantes. Cuando comencé a alimentarlo no aceptaba pan ni verduras, sólo agua y pellejos de pollo”.

Como la situación económica de Hernández no era precisamente holgada, decidió publicitar su descubrimiento y cobrar dinero a la gente que quisiera ver en vivo y directo al duende. Uno de los visitantes que llegó a su casa fue, precisamente, el que tomó la famosa fotografía donde Hernández aparece al lado del duende enjaulado, imagen que fue reproducida por varios diarios argentinos y uruguayos y le dio al trabajador sus 15 minutos de fama.

Sin embargo, cuando las visitas pagadas para ver al duende comenzaban a aumentar sustantivamente, Hernández decidió liberar al duende de su cautiverio. “La policía había advertido que frente a mi casa se agolpaba mucha gente, así que vino a mi casa a ver qué pasaba, pero no pudieron ver al duende, porque ya no estaba. Gente que sabe de estas cosas sobrenaturales me advirtió que tener a un duende enjaulado, contra su voluntad, podía traer consecuencias muy funestas para mí y mi familia. Así que para evitarme futuros problemas decidí soltarlo”.

La historia de Hernández jamás pudo ser corroborada, aunque muchos visitantes que se apersonaron en su casa afirmaron que se trataba de un duende real. Otros, en tanto, afirman que la criatura en la jaula sólo era un grotesco muñeco y que Hernández sufría derechamente de algunos trastornos psiquiátricos.

Más sobre Fenómenos Paranormales

ComentariosDeja tu comentario ↓