Guía de: Fenómenos Paranormales

El Sudario de Turín: ¿Sábana milagrosa o fraude medieval?

La ciencia todavía no ofrece una respuesta concluyente sobre si la denominada Sábana Santa, conservada en la catedral de Turín, es o no el sudario con el que se amortajó el cuerpo de Jesucristo después de su crucifixión.

Es la sábana o pedazo de tela más famosa de la historia y los fieles la han llamado “la reliquia más importante del Cristianismo”. Y ha desatado tantas y tan fuertes controversias a lo largo de la historia que la misma Iglesia Católica ha preferido dejar el asunto a criterio de cada creyente.

La historia del Santo Sudario o Sudario de Turín se puede rastrear desde los mismos evangelios canónicos, pues dos de ellos se refieren a los lienzos mortuorios que encontró el apóstol Pedro cuando corrió al sepulcro para intentar ver a un Jesús ya resucitado.

Algunos expertos aseguran que el Sudario es en realidad la llamada tela de Edesa (ciudad turca), en la que se podía ver no sólo la cara de Jesús, sino que también su cuerpo entero cuando se desplegaba. Esta imagen, que se exponía a los fieles en las misas de los viernes, desapareció a principios del siglos XIII en la cuarta cruzada, durante el saqueo ítalo-francés de Constantinopla. Desde entonces, algunos historiadores afirman que la Orden del Temple pasó a custodiar la tela de Edesa en secreto para su protección.

Sudario Turín

Foto: Agencias

En 1355 ocurrió la primera aparición documentada en Europa del sudario que hoy conocemos como Sábana Santa. Apareció a mediados del siglo XIV en Lirey, cerca de París, como propiedad de Geoffroy de Charny, nieto de un caballero del mismo nombre que había militado en la Orden del Temple. La familia Charny, posteriormente, vendió el sudario al duque de Saboya, que exhibió la tela en casi toda Italia.

En 1532 el Santo Sudario casi fue destruido. Un incendio dañó el tejido al perforarlo con una gota de plata fundida del relicario en que se guardaba. Sin embargo, la figura del Nazareno salvó intacta del siniestro, lo que aumentó su aura milagrosa y motivó que de ahí en adelante fuera exhibida sólo en ocasiones excepcionales por motivos de seguridad. Remendada sutilmente con algunos parches y trasladada a Turín, la Sábana Santa permanece hasta el día de hoy en una catedral de la capital lombarda. Desde entonces se le conoce también como el Sudario o Síndone de Turín.

La imagen milagrosa

A finales del siglo XIX, Humberto I, monarca vigente de la casa italiana de los Saboya, autorizó al abogado y fotógrafo Secondo Pío a que fotografiara el Sudario para preparar una exhibición pública. Pero unas sesiones fotográficas que iban a ser supuestamente de rutina revelaron una imagen increíble y estremecedora: los negativos mostraron que el Sudario actuaba a su vez como el negativo del hombre reproducido en el tejido. Con la inversión de los colores, surgió el retrato en positivo de este modelo. Era, hablando en términos estrictamente fotográficos, una especie de instantánea del cuerpo de Jesucristo, impreso, según los creyentes y teólogos, en la tela durante su milagrosa resurrección.

Casi un siglo más tarde otros exámenes científicos revelaron más cosas. Peritajes forenses descubrieron en la Sábana evidencias concretas de la Pasión, como abrasiones en la espalda de la figura impresa por los azotes y la cruz, salpicaduras en la cabeza por la corona de espinas, y manchas de cortes y sangre seca en los brazos.

En el área frontal de la tela, zona que correspondería a la corona de espinas, se habrían encontrado también trazos de aloé y mirra, materiales que se usaban en las sepulturas judías de la antigüedad. También aparecieron algunas pequeñas siluetas de una flor llamada Gundelia tournefortii, que sólo crece en los meses de abril y mayo en la zona de Jerusalén.

En 2002, mientras se restauraba el lienzo, uno de los restauradores aseguró encontrar un patrón particular de cosido en la costura de uno de los lados largos del sudario, muy similar a los encontrados en los fragmentos de tela encontrados en la fortaleza judía de Masada y que corresponden a un período situado entre los años 40 a 73 A.C.

Las teorías científicas que niegan el Sudario

La tesis pictórica fue la primera teoría que se esgrimió para negar el origen divino del Sudario. De acuerdo a esta explicación, la figura yacente habría sido plasmada en la Edad Media con pintura y no en la antigüedad con sangre. Sin embargo, el VP-8, un analizador militar americano de imágenes satelitales, indicó en 1976 que la silueta de la Sábana Santa había sido estampada por una figura tridimensional, o sea, por un cuerpo, lo que vendría a invalidar que el sudario sea una pintura.

La teoría más curiosa de todas afirma que la Sábana Santa es la fotografía más antigua de la historia, y la habría tomado Leonardo Da Vinci en 1494 con una cámara oscura y una emulsión sensible a la luz. No obstante, los críticos de esta teoría se preguntan, con mucha razón, cómo se las habría arreglado el genio renacentista para replicar también dos monedas antiguas de la época de Pilatos que se identificaron sobre los ojos del difunto en 1987 y 1996 y que parecen corresponder a monedas romanas de la época del emperador Tiberio.

Pero el principal sostén científico de los negadores de la autenticidad de la Sábana Santa es el veredicto del carbono 14. En 1988, tres laboratorios independientes de Zurich, Oxford y Tucson, concluyeron, con un 95 por ciento de certeza, que el sudario era medieval, y había sido elaborado entre 1262 y 1384, según las pruebas del radiocarbono. El Vaticano aceptó con reticencia esta conclusión, pero varios reputados científicos norteamericanos plantearon dudas razonables sobre la datación, señalando que el incendio de 1532 pudo alterar la composición química del tejido y que las muestras examinadas procedían de un remiendo posterior de la tela original.

La polémica sobre la supuesta autenticidad de la Sábana Santa sigue hoy más viva que nunca. Debido a la falta de evidencias científicas verdaderamente concluyentes, la autenticidad de la tela, como se afirmó al principio de esta nota, sigue dependiendo ante todo de la fe de cada creyente.

Más sobre Fenómenos Paranormales

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.