Guía de: Fenómenos Paranormales

La bilocación: el inexplicable don de estar en dos partes

A lo largo de la historia se han registrado cientos de casos, especialmente en la tradición religiosa cristiana, de personas que han sido vistas en dos sitios a la vez. Acá se cuentan dos de los casos más increíbles.

La bilocación puede ser definida como la presencia simultánea de una persona en dos lugares diferentes. En el caso de las personas que lo experimentan, aparentemente podrían ser capaces de interactuar con su entorno de forma normal, lo que incluye la posibilidad de experimentar sensaciones y de manipular objetos físicos.

Si bien no existe una explicación clara para explicar el fenómeno, se cree que la bilocación puede ocurrir del siguiente modo: mientras un cuerpo permanece en un lugar, en otro lugar podría estar una representación o figura aparente del mismo. Esta representación podría darse sobrenaturalmente (por intervención divina) o preternaturalmente (por intervención diabólica).

Los estudiosos de los fenómenos místicos creen que los actos de bilocación sobrenatural se darían por una representación sensible, hecha milagrosamente por Dios. La bilocación, en este caso, actuaría de dos maneras: o puramente en espíritu o bien en cuerpo y alma (la persona completa). Los ocultistas, espiritistas, teósofos y otros, en tanto, se refieren a la bilocación como una especie de viaje astral. El cuerpo físico, real, quedaría como muerto y el alma, con un cuerpo igual de visible, actuaría en otro lugar.

La Bilocación
Foto: Blogs

Casos increíbles

En términos generales, la Iglesia Católica ha tomado con mucha cautela los casos de bilocación, aunque ha reconocido al mismo tiempo la existencia de este fenómeno en la vida de santos y místicos. Entre los casos más notables se cuentan al Papa San Clemente, San Francisco de Asís, San Antonio de Padua, San Martín de Porres, San José de Cupertino, San Alfonso de Ligorio, San Juan Bosco y San Pío de Pietrelcina.

El caso de San José de Copertino es muy ilustrativo, pues se asegura que asistió a la muerte de su madre en su pueblo natal sin abandonar el convento de Asís donde residía. Se cuenta que cuando la anciana estaba a punto de expirar, gritó con la voz teñida de dolor: “¡Oh José, hijo mío, ya no te veré más!”. A los pocos segundos habría aparecido una luz resplandeciente que iluminó la habitación, y la moribunda, viendo a su hijo, gritó de nuevo, pero esta vez con la voz llena de júbilo: “¡Oh fray José, hijo mío!”.

En ese mismo momento, por cierto, el santo se encontraba a cientos de kilómetros de distancia, en el convento de Asís. Lo curioso es que se asegura que José salió llorando repentinamente de su celda y se encaminó a la Iglesia a orar. El padre guardián, al verlo con el rostro tan descompuesto y los ojos arrasados de lágrimas, le preguntó por el motivo de su llanto. La respuesta de José fue lapidaria: “Mi pobre madre acaba de morir”. A los pocos días llegó una carta que confirmó la infausta noticia, pero los religiosos del convento quedaron estupefactos cuando se enteraron, por testimonios de gente allegada a la fallecida, que el santo había asistido personalmente a su madre moribunda. Todos estos hechos, por supuesto, constaron oficialmente en su proceso de beatificación.

Otro caso célebre de bilocación, pero esta vez fuera del ámbito de la Iglesia Católica, es el del almirante inglés George Tryon. El 22 de junio de 1893, el barco “Victoria”, capitaneado por Tryon, naufragó en las cercanías del puerto de Trípoli después de chocar con otro navío de su misma escuadra naval. Los supervivientes de la tragedia relataron después como el propio Tryon se hundió heroicamente con la nave, mientras gritaba amargamente la frase: “Todo fue mi culpa”, pues la maniobra que ocasionó la colisión había sido ordenada por él.

Lo insólito del caso es que al mismo tiempo en Londres, a miles de kilómetros de distancia, la esposa de Tryon y cientos de invitados que participaban en una fiesta que se celebraba en la mansión del marino, vieron a Tryon cruzar por el salón dando grandes pasos. Cuando le dirigieron la palabra, el marino se ocultó en un corredor y nadie pudo hallarlo después. Nunca apareció de nuevo.

Más sobre Fenómenos Paranormales

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.