Los inexplicables casos de “aparecidos”: ¿Otra dimensión?

La historia está jalonada de casos de personas que aparecen súbitamente. Parece que no vinieran de ninguna parte y llegan vistiendo ropas de otras latitudes o épocas. Otros hablan idiomas que nadie conoce.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Don Pedro de Valdivia, conquistador español de Chile y fundador de Santiago, relata en una carta enviada a Carlos V un hecho bastante sorprendente. En la misiva, fechada el 15 de octubre de 1550, cuenta que los araucanos, el único pueblo precolombino que no pudo ser sojuzgado por los peninsulares, se aprestaban a cruzar el río Bío-Bío para atacar a las tropas españolas cuando un pequeño meteorito cayó entre ellos.

Tanto ibéricos como mapuches quedaron muy sorprendidos con la caída del aerolito, el cual despedía un fulgor muy resplandeciente. Pero los dos ejércitos se sorprendieron todavía más cuando una hermosa señora vestida de blanco salió del mismo y les dijo a los estupefactos indígenas: “Servid a los cristianos y no vayáis contra ellos, porque son muy valientes y os matarán a todos”.

Aparecidos

Foto: El Mercurio

Don Pedro de Valdivia, fundador de Santiago del Nuevo Extremo, le relató al Rey de España que una extraña aparición había ayudado a decidir una batalla a favor de las armas españolas.

La aparición de la señora, por supuesto, terminó siendo la antesala de una valiosa victoria española contra el pueblo mapuche, marcial e indomable, pero muy supersticioso.

¿Qué son los seres “aparecidos”?

Los casos de aparecidos cruzan toda la edad media y llegan hasta el siglo XIX. En 1817, en la localidad inglesa de Almondsbury, apareció una joven de aspecto oriental, mojada y bastante desorientada, vestida con ropas extrañas y un turbante. Como su idioma era ininteligible, recurrió a los gestos para comunicarse –se designaba a sí misma como “Carabú”- y llegó a escribir un alfabeto y los números de una lengua desconocida.

Durante meses los lugareños se devanaron los sesos para dilucidar quién era. Con el paso del tiempo, la desconocida terminó casándose con un inglés, tuvo varios hijos y falleció a los 70 años en el puerto de Bristol. En el intertanto había confesado que se llamaba Mary Wilcox y que toda su historia era falsa. Sin embargo, personas que estaban pendientes de su caso descubrieron posteriormente que nadie llamado con ese nombre figuraba en los registros parroquiales de Inglaterra.

En 1950 ocurrió el caso más increíble de todos. Rudolph Fenz acabó sus días bajo las ruedas de un vehículo que acababa de atropellarlo, a metros de Times Square, en Nueva York. A primera vista, era un atropello común y corriente, pero las ropas del occiso llamaron mucho la atención, pues eran muy anticuadas, aunque no viejas. Zapatos con hebilla, levita negra, sombrero y pantalones estrechos. El fallecido, en suma, parecía sacado de una vieja fotografía del siglo XIX.

Cuando la policía hizo un inventario de las pertenencias del occiso, un hombre joven, de unos 30 o más años, se encontraron varias tarjetas a su nombre, unos recibos por la mantención de un carruaje y unos caballos, unos billetes ya fuera de circulación y una carta dirigida a su nombre, fechada en 1876. Se intentó dar con su dirección o con su familia, pero todo fue inútil. Sólo se consiguió ubicar a un tal Rudolph Fenz Jr, quien ya había fallecido, en una vieja guía telefónica de 1939.

Pero posteriormente se logró ubicar a su viuda, que les contó a los investigadores que el padre de su marido había desaparecido en la primavera de 1876. Según sabía, había salido de su casa para dar un paseo, pero nunca más volvió y nunca más nadie lo volvió a ver. La policía logró consultar la lista de desaparecidos de ese año y todos se llevaron una gran sorpresa: en el registro figuraba el nombre de Rudolph Fenz, de 29 años, quien vestía levita negra, zapatos con hebilla y sombrero en el momento de su desaparición.

Los aparecidos todavía desatan muchas conjeturas y desafían cualquier explicación racional. Catalogados de figuras angélicas, peregrinos del tiempo, casos psiquiátricos o fraudes flagrantes, han añadido una cuota más de misterio a los fenómenos inexplicables.

Más sobre Fenómenos Paranormales

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.