Dicom: De qué se trata y cómo funciona

Es la pesadilla de los deudores y una herramienta que sirve a los acreedores. Sepa cómo funciona, los tipos de deudas que existen y los costos que implica aparecer en este sistema que registra el comportamiento financiero y comercial de personas y empresas.

Dicom es una división de una empresa internacional que mantiene un registro de acceso público a información acerca de la actividad de las personas y/o empresas en el sistema financiero y comercial en Chile. Esta base de datos se ha convertido en uno de los mejores indicadores del comportamiento financiero y comercial de una persona o empresa, siendo utilizado masivamente por instituciones financieras, comerciales y de otros rubros para evaluar el riesgo de sus clientes, tanto potenciales como existentes.

Dicom

Foto: El Mercurio

Estar en Dicom se ha transformado en un negativo estigma para los chilenos.

Caer en Dicom es una pesadilla para la mayoría de los chilenos, y generalmente se asocia a problemas de liquidez o, peor aún, mala administración financiera, tanto personal como a nivel de empresa. El aparecer en los registros de esta empresa privada trae una serie de problemas y genera una serie de trabas para operar con el mercado financiero y comercial.

Dicom en estricto rigor es una base de datos que reúne información de una serie de fuentes nacionales, como por ejemplo la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), el Boletín de Informaciones Comerciales (BIC) que es el banco de datos original y oficial de cheques protestados y morosidades del sistema financiero y comercial, la Dirección del trabajo, etc. Sin embargo, DICOM ha logrado tener una plataforma amigable y eficiente que agrupa todas estas bases de datos permitiendo evaluar el comportamiento de pago de los chilenos, o sea, permite evaluar el riesgo financiero y comercial de cada individuo o empresa.

Para entender la dinámica que hay detrás de “aparecer en Dicom”, debemos primero entender el “mundo de las deudas”, qué tipo de deudas existen y como se publican en esta base de datos:

Deuda Vigente: Es el monto total, sin considerar intereses, solo capital, que una persona o empresa (o sea, un RUT) debe al sistema bancario o financiero y que se registra en instituciones fiscalizadas por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF). Esta deuda se publica en Dicom bajo el concepto de deuda vigente y no reviste mayores inconvenientes para la persona o empresa, ya que sólo muestra el grado de endeudamiento global.

Ahora, cuando una persona o empresa no paga regularmente sus deudas estas pueden ser informadas en Dicom, a petición del acreedor, de la siguiente manera:

Deuda Morosa: Si el atraso en el pago es entre 30 y 60 días desde la fecha de pago convenida entre las partes.

Deuda Vencida: Si el atraso en el pago es entre 61 y 90 días desde la fecha de pago convenida entre las partes.

Deuda Castigada: Si el atraso en el pago supera los 91 días desde la fecha de pago convenida entre las partes.

En Dicom se reflejan todos estos tipos de deuda enviadas por acreedores de distinta índole, desde Bancos, pasando por instituciones financieras, casas comerciales e incluso instituciones educacionales. Basta que ellas ejerzan su derecho contractual (si es que existe) de publicar deudas impagas en este sistema y listo, si no reciben el pago, pueden enviar el dato a la base de Dicom.

¿Por qué es tan importante no aparecer con deudas impagas en Dicom?

Dicom

Foto: El Mercurio

Dicom permite evaluar el riesgo financiero y comercial de cada individuo.

Como ya se mencionó, Dicom es una gran base de datos que permite observar el comportamiento de pago de la población y las empresas. Dicom ingresa nueva información constantemente, habitualmente, cada semana, pero lo importante es que las bases de datos que alimentan el sistema también se actualicen con regularidad.

Existen oportunidades en que se ha pagado una deuda con un par de días de atraso y la institución acreedora informa de igual manera la morosidad al sistema, quedando reflejado en Dicom. Si la entidad acreedora no actualiza periódicamente sus bases, ésta información seguirá apareciendo afectando el “predictor” o indicador de riesgo de pago de una persona o empresa que es una de las ventajas del sistema y que se utiliza como indicador para cursar nuevas operaciones comerciales y financieras.

El “predictor” Dicom o indicador de riesgo de pago tiene una escala que va desde 0 a 999, por ejemplo un predictor 524, significa que de cada 100 personas con un predictor igual a 524, se espera que 52,4 de ellas cumplan adecuadamente con sus obligaciones de pago durante los próximos 18 meses. En la práctica, se estima que un predictor menor a 200 representa un riesgo alto de no pago, entre 400 a 600 un riesgo medio y mayor a 700 un riesgo bajo.

Más sobre Finanzas Aplicadas

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.