¿Quién es el mejor piloto de la historia de la Fórmula 1?

De inmediato surgen nombres que pueden parecer seguros y hasta obvios, como el del alemán Michael Schumacher, pero hay otros que también están en carrera. Aquí entregamos factores y posibilidades para ponderar.

Guía de: Fórmula 1

Candidatos hay varios, y argumentos también. No es fácil saber quién es el mejor piloto de la Fórmula 1 de todos los tiempos. Algunas ideas nos pueden ayudar a resolver esta difícil pregunta.

Como en todo deporte, las frías cifras son un buen punto de partida. Estas nos dicen que el candidato lógico es Michael Schumacher: posee el récord de títulos mundiales (7), victorias (91), pole positions (68), récords de vuelta (76), podios (154), puntos (1441), vueltas en punta (5108) e incluso el récord de victorias en un solo campeonato (13 triunfos en 2004).

Michael Schumacher

Foto: AP

Michael Schumacher es uno de los pilotos que siempre es mencionado cuando se discute quien es el mejor piloto del mundo.

Son números de leyenda, que hacen pensar en una corona segura para el alemán, más allá de su tibio regreso a las pistas el año pasado. Sin embargo, los números no lo son todo. Si bien estadísticamente Schumacher es más que cualquier otro piloto de la historia, esos números deben considerar el hecho de que el calendario de la F1 ha ido aumentando, de un promedio histórico de 10-12 carreras al año hasta las 20 de la actualidad. Es decir, en las últimas dos décadas se está disputando casi el doble de carreras por temporada que en los años ’60 y ’70, con clara ventaja estadística para los pilotos de esta generación.

La otra sombra que pesa sobre la carrera de Schumacher son sus oscuros antecedentes de ética deportiva. En 1997 fue sancionado con la pérdida del subcampeonato por intentar colisionar a Jacques Villeneuve en la última carrera; en 1994 chocó con Damon Hill en la carrera decisiva, y siempre se ha sospechado de la intencionalidad del accidente. Ex compañeros como Johnny Herbert han hablado abiertamente de sus mañas para boicotearlos y obligar al equipo a que se dedique solo a él; y como si fuera poco, su esposa Corinna era la novia de su rival Heinz-Harald Frentzen…

Bueno, pero si no es Schumacher, ¿quién? Para mucha gente, ese sólo puede ser Ayrton Senna. El brasileño, fallecido en 1994 tras chocar a toda velocidad en el circuito de Imola, fue el ídolo de toda una generación con su carisma, talento conductivo y velocidad pura. A diferencia de su gran rival Alain Prost, era todo pasión e instinto, y su muerte fue una de las más lloradas en la historia del automovilismo.

En los años ’60, hubo otro gran piloto que hizo historia: Jim Clark. Muy parecido a Senna en su estilo, logró a bordo de su clásico Lotus verdaderas hazañas para la época. Campeón Mundial en 1963 y 1965, era el favorito para ganar el título en 1968 cuando se estrelló contra un árbol en una carrera de escasa importancia, perdiendo la posibilidad de seguir sumando logros y cerrando con su muerte otro gran capítulo de la historia de la Fórmula 1.

¿Hay más nombres? Seguro: Prost, Lauda, Fangio, Stewart, Mansell, Piquet, Alonso, Hakkinen… Grandes campeones, pero que no alcanzaron el nivel de los tres más grandes. Aunque siempre habrá quién diga que Prost era mejor, o que los cinco títulos de Fangio son irrepetibles; en la Fórmula 1, todos tienen derecho a elegir su favorito.

Más sobre Fórmula 1

ComentariosDeja tu comentario ↓