Guía de: Fórmula 1

James Hunt, la historia del playboy de las pistas

Se está filmando una película sobre el inglés, campeón mundial 1976, y su intensa rivalidad con Niki Lauda.

La película se llama “Rush”, es dirigida por el premiado Ron Howard, y tiene en sus papeles principales a Daniel Brühl como Lauda y a Chris Hemsworth (conocido por la película Thor) como James Hunt. El parecido entre ambos es sorprendente (ver fotos), y el alto perfil del director asegura un resultado interesante.

Sin embargo, ¿cuál es la historia del personaje que motiva la película? Conozcamos algo más de James Hunt y la impresionante temporada 1976.

Un piloto poco convencional

James Hunt

Foto: britevents.com

James Hunt es uno de los campeones más recordados y queridos de la Fórmula 1, por su estilo irreverente y gozador de la vida.

Hunt, nacido en 1947, creció en una familia acomodada. Su padre era corredor de bolsa, y parecía que el joven James iría a la universidad a estudiar medicina. Sin embargo, a los 18 años un primo lo llevó a ver una carrera de autos y su vida cambió por completo.

En Fórmula 2 y Fórmula 3 fue conocido como “Hunt the Shunt” (shunt significa choque o colisión en inglés) por su notable habilidad para tener accidentes. En 1972 dejó el equipo March para pasar a Hesketh Racing, dirigido por el excéntrico lord inglés Alexander Hesketh. La personalidad de James cuajó muy bien en un equipo vividor, con costumbres como llegar a las carreras en Rolls-Royce, enviar a los mecánicos solo a hoteles cinco estrellas y tomar champaña tras cada carrera independientemente del resultado.

Hesketh hizo el paso a la máxima categoría a mediados de 1973. Hunt logró resultados interesantes, con varios podios, e incluso ganó su primera carrera en Holanda 1975, llegando en cuarto lugar en el campeonato. Sin embargo, a fines de ese año Lord Hesketh se quedó sin dinero y se retiró de la F1. Al mismo tiempo, sorpresivamente Emerson Fittipaldi dejó McLaren para irse al proyecto Copersucar, un auto brasileño de Fórmula 1. Hunt era el único piloto de punta que estaba libre, así que McLaren lo contrató para la temporada 1976.

Una temporada increíble

El campeón 1975, Niki Lauda, pretendía revalidar el título con su Ferrari, el mejor auto de la época. Y en las primeras carreras logró una gran cantidad de puntos, que le dieron una ventaja considerable. Cuando parecía que el título quedaría nuevamente en manos del austríaco, este sufre un terrible accidente en el Nürburgring alemán, un monstruoso circuito de 22 km de largo en el que la ambulancia se demoró largos minutos en llegar.

Lauda golpeó el muro, volvió a la pista y fue golpeado por más autos. La Ferrari se incendió, y el piloto sufrió graves quemaduras en la cara, respirando gases incandescentes y quedando en estado grave. Hunt ganó esa carrera. Y comenzó a sumar: triunfos en España, Francia, Alemania y Holanda… y en eso, para sorpresa de todos, Lauda volvió a correr apenas dos meses después de su gravísimo accidente. James ganó en Estados Unidos y Canadá, y llegó a la última fecha, en Japón, tres puntos por detrás del austríaco, que aún conservaba ventaja de su gran racha inicial.

James Hunt

Foto: AP

Chris Hemsworth dejará por un rato el martillo de Thor para subirse a un F-1 e interpretar a Hunt.

Llovía torrencialmente en Fuji y no se podía ver casi nada; Lauda decidió retirarse rápidamente. Según algunos, tuvo miedo, por el poco tiempo transcurrido desde su accidente; según otros, las cicatrices de las quemaduras no lo dejaban parpadear y no podía ver en medio del diluvio. El caso es que Hunt llegó tercero, sumando los puntos exactos para superar a Lauda por un punto y coronarse Campeón Mundial 1976. Irónicamente, ambos eran muy amigos, habiendo incluso compartido un departamento en Londres a principios de los ‘70.

El año siguiente comenzó bien para McLaren pero pronto Ferrari mejoró y Lauda recuperó su corona. Hunt ganó en Gran Bretaña, Estados Unidos y Japón, su décima y última victoria en la categoría, pero llegando solo quinto en el campeonato. 1978 fue mucho peor: Hunt sumó apenas ocho puntos y se fue de McLaren, desmotivado, pasando a Wolf, un equipo que había impresionado en su debut dos años antes pero que iba en descenso y no tenía un buen auto. A mitad de 1979, sin puntos ni motivación, Hunt anunció su retiro.

Un final temprano

Desde entonces, se dedicó a sus negocios, con diversa fortuna, e hizo fama como comentarista de F1 de la BBC, donde alternó casi quince años junto al clásico Murray Walker. Probó un Williams a mitad de los ’80 y si bien hizo tiempos competitivos nunca volvió a competir. Cuando el playboy se había serenado, y apenas unas horas después de comprometerse con su novia Helen, su corazón dijo basta y murió de un infarto a los 45 años de edad.

Él, que gustaba de ir a actos oficiales con polera, jeans y descalzo; el inglés de pelo largo, aficionado al alcohol y las mujeres; el favorito de la prensa, el deslenguado y farandulero campeón; ese James Hunt, que dejó este mundo en 1993, ahora será conocido por una nueva generación de fanáticos a través del cine. Esperemos que la película sea buena; al menos yo voy a disfrutarla con todo.

Aquí tenemos un pequeño homenaje a James Hunt realizado por un internauta anónimo, con la música de “Pipes of Peace” de Paul McCartney.

Más sobre Fórmula 1

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.