Postemporada NFL: El fin del sueño para Denver y Seattle

Señores, bienvenidos a la NFL; la de verdad, esa que recordábamos y queríamos volver a ver: cuatro partidos de altísimo nivel y gran emoción.

NOW we are talking.

Señores, bienvenidos a la NFL; la de verdad, esa que recordábamos y queríamos volver a ver. La liga para este fin de semana prometía mucho, y no sólo cumplió, sino que nos regaló algunas de las mejores definiciones de series divisionales de la historia. Personal y responsablemente puedo decir que nunca había visto un fin de semana completo de playoffs tan redondo, con cuatro partidos de altísimo nivel y gran emoción. Pero vamos al grano y veamos lo mejor de cada partido!

-Ravens 38 @ Broncos 35: Hasta el próximo año, Peyton, si lo hay.

Foto: nfl.com

Jacoby Jones mandó el partido a tiempo extra

En el partido de la fecha, sin dudas, Baltimore derrotó a Denver en su propia ley: doble tiempo extra y gol de campo para 47 yardas. Lo había dicho: era el primer partido en serio para Denver, que hasta ahora no se había enfrentado a ningún otro equipo similar a los Ravens. También había mencionado lo del clima -10° bajo cero, el partido más frío en la historia jugado en Denver- y cómo esto podía afectar a Manning, que usó guantes y se vio impreciso. Pero analicemos: ¿por qué perdieron los favoritos Broncos?

-Ray Rice. Los Ravens atacaron con Rice por los costados, offtackles. Y resultó: 131 yardas en 30 intentos, con un importante touchdown en el tercer cuarto luego de una costosa intercepción de Manning.

-Torrey Smith vs. Champ Bailey. Smith superó a Bailey por lo menos 5 veces con claridad, dos de ellas para touchdown y otra para pass interference en el último cuarto. El futuro miembro del salón de la fama tuvo su peor noche en el peor momento contra el inspirado Raven.

-Joe Flacco. El cuestionado mariscal respondió a cabalidad, lanzando para 331 yardas y 3 touchdowns en momentos clave. Nadie discute su talento y cómo encaja perfecto con el estilo de juego de Baltimore, pero es su irregularidad la que aún causa dudas. Un día está en la cima -MVP de la jornada según NFL- y al siguiente puede estar en los infiernos. Veremos.

-Peyton Manning. Lo lamento por sus fans, pero voy a ser claro: la ofensiva de Denver sucumbió ante la tenacidad de la defensiva de Ray Lewis y los Ravens, pero finalmente fue Manning el que perdió el partido. En su intercepción en el segundo tiempo extra se vio cansado y, lamentablemente, viejo. Era un pase complejo, en movimiento, cosa que Manning no acostumbra, pero le pesó la edad en el peor momento. Lo siento, Peyton, pero si no puedes dar más que eso no habrá renovación en Denver.

http://www.dailymotion.com/video/xwr97h

.

-Packers 31 @ 49ers 45: ¿Wilson? ¿RGIII? Colin Kaepernick, baby!

Foto: nfl.com

Kaepernick - Crabtree: ¿La nueva dupla Montana - Rice?

Sólo puedo empezar diciendo: WOW. Jimmy Johnson, comentarista de FOX Sports, después del partido opinó: “Lo que acabamos de ver es la evolución del quarterback en el fútbol americano, la mejor ejecución de la posición en el nuevo siglo”. Había anticipado que los Packers no estaban preparados para detener a Kaepernick, pero su performance escapó a todos los libros. Y si quedaban dudas sobre el acierto de Harbaugh al colocar como titular a este chico, el sábado fueron disipadas. Hablemos claro: lo de Kaep fue extraordinario e inusual, y es muy difícil que se repita, pero no quisiera estar en los zapatos  del coordinador defensivo de los Falcons en este momento, porque el N°7 es de verdad. Destaquemos:

-Colin Kaepernick. Fue su noche; he stole the show. Partió nervioso, con un pésimo pase interceptado para touchdown comenzando el partido que puso a su equipo inmediatamente abajo en el marcador, pero el coach y sus compañeros lo apoyaron y termino reivindicándose. Las cifras: 263 yardas por aire en 31 intentos, con 2 touchdowns y una intercepción; 181 yardas por tierra en 16 intentos, con 2 touchdowns. Sí, un solo hombre ganó más yardas que todo Green Bay. Nunca antes en la historia de la NFL algún mariscal había hecho eso. Lo mejor de Joe Montana y Steve Young en un solo jugador, pero con un brazo más fuerte y piernas de gacela… será verdad tanta maravilla? Por ahora Kaep no tiene techo.

-Michael Crabtree. La llegada de Kaepernick al equipo también ha provocado que Crabtree se transforme en el receptor completo y talentoso que se pensaba podía llegar a ser. Nueve recepciones para 119 yardas, 2 touchdowns y un montón de “trabajo sucio” que hace recordar al mejor de todos: Jerry Rice. Ojo con él la próxima temporada.

-Errores de Green Bay. Si el fumble de San Francisco le terminó costando el juego de conferencia el año pasado, este año fue el turno de Green Bay. Jeremy Ross soltó una patada de despeje que los Niners capitalizaron con un touchdown. Luego, Aaron Rodgers lanzó una inusual intercepción profunda que cambió el momentum del partido y puso a su equipo en una posición demasiado incómoda como para intentar remontar.

-Frank Gore. Con San Francisco arriba, ver a Frankie corriendo es un placer para sus fans, porque se hace bullying al rival, se consume el reloj y se anota. Gore corrió para 119 yardas (fallé por una ;P) y un touchdown importantísimo que selló la victoria Niner.

http://www.dailymotion.com/video/xwr98d

.

-Seahawks 28 @ Falcons 30: A 13 segundos de la gloria.

Foto: nfl.com

Seattle no pudo detener a Jacquizz Rodgers

Si lo de los Ravens fue emocionante, entonces no hay otra palabra mayor capaz de describir este partido. Los Seahawks estuvieron a 13 segundos de concretar la mayor remontada jamás vista en playoffs en la NFL y pasar así a una también sorprendente final de conferencia, pero no fue posible. Los Falcons, que fueron ganando todo el partido, se relajaron hacia el final y dejaron crecer a Seattle, pero los salvó el veteranísimo Matt Bryant con su patada de 49 yardas. Lo más relevante:

-Atlanta ganó por tierra. Los Falcons supieron detener el juego por tierra de Seattle, dejando a Marshawn Lynch en escasas 46 yardas en 16 intentos. Si bien anotó un touchdown, incluso Russell Wilson ganó más yardas que él y no fue factor. Jacquizz Rodgers y Michael Turner, en cambio, hicieron el 1-2 para Atlanta que los Seahawks no pudieron detener, con 162 yardas combinadas que sirvieron para ablandar una defensa durísima.

-Matt Ryan. Con una defensa Seahawk debilitada, Matt tuvo más tiempo para lanzar, y conectó bastante bien con sus receptores. Sobre todo con Tony González, que apareció en momentos claves para anotar un touchdown y prolongar un par de series complicadas.

-Russell Wilson ganó experiencia. El novato no tuvo una buena primera mitad, pero el equipo salió con otra actitud el segundo tiempo y casi logran el triunfo. Wilson se vio sólido y calmado guiando la remontada, sobre todo en el último cuarto, por lo que ganó mucha experiencia y será un excelente líder la próxima temporada.

-Los Falcons “se sacaron el bichito” de la postemporada. Desde el año 2004 que Atlanta no ganaba en postemporada, y Matt Ryan tapó unas cuantas bocas al reponerse de la intercepción al comienzo del partido que pudo haber costado caro si no fuera por la excelente defensa Falcon y terminar así ganando un duro partido. Tony González se vio emocionado hasta las lágrimas por conseguir la primera victoria en postemporada de su larga carrera. Tendrán que trabajar el golpe emocional, sin embargo, porque la tarea está comenzando y vienen los Niners.

http://www.dailymotion.com/video/xwr995

.

-Texans 28 @ Patriots 41: Se impuso la experiencia y el mejor ritmo.

Foto: nfl.com

¿Alguna duda de que Brady quiere ganar? Creo que no.

En el partido menos espectacular de la jornada, la veteranía y la experiencia de Tom Brady junto a Bill Belichick se impusieron a la inexperiencia de los rivales, y el ritmo que impusieron a su ofensiva hizo que siempre Houston estuviera tratando de pillar a New England, pero no les alcanzó. Desde el comienzo los Pats estuvieron arriba, y los Texans no supieron aprovechar las oportunidades que tuvieron para acercarse. Cuando tienes a los Patriots al frente o los detienes o los alcanzas. Para Houston no fue ni lo uno ni lo otro. Las claves:

-La amplitud de plantel de New England. Recién en el primer cuarto Rob Gronkowski se volvió a lesionar su brazo -necesitará cirugía- al caer mal en una atrapada. Si bien es un jugador importante no sólo en cuanto al juego de pase sino también como bloqueador, los Pats lo suplieron bien y lograron imponer su juego. Esto les puede afectar contra los Ravens, sin embargo, una defensa más fuerte y donde el plan de emergencia va a tener que cambiar por uno definitivo ahora que “Gronk” está fuera por lo que queda de temporada.

-J.J. Watt no fue suficiente. Aunque Watt jugó bastante bien, la defensiva Texan no lo acompañó. Sólo lograron capturar una vez a Brady -poquísimo- y no lograron ponerle buena presión. Varias veces le permitieron hacer pases de más de 20 yardas, completando 344 en total.

-Arian Foster se vio lento. Cuando digo esto me refiero a la comparación entre su velocidad y la del combo Ridley-Vereen de los Pats; mientras él es una locomotora, los otros son un dúo de avispas. En el contexto del partido, los Patriots simplemente fueron muy rápidos para que la pesada ofensiva por tierra que sostiene el juego de Houston se pusiera en marcha.

-Wes Welker. Sin dudas Wes es uno de los mejores receptores de la liga, y el tándem con Brady es letal. Completó 131 yardas en 8 recepciones, y aunque las anotaciones las hicieron otros compañeros esta vez -típico de Brady el buscar al que esté mejor posicionado-, es muy difícil defender a un jugador tan pequeño y rápido, sobre todo para los receptores más altos. Ojo Ravens.

http://www.dailymotion.com/video/xwr99q

Más sobre Fútbol Americano

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.